Menú de categorías

| Jul 4, 2014 | Nuestra Gente

“Una vez te haces animalista, no hay retorno”

Esta es una de las imágenes que Carlos conserva de la defensa de su tesis de doctorado en Derecho Animal

Esta es una de las imágenes que Carlos conserva de la defensa de su tesis de doctorado en Derecho Animal.

Tener 31 años, graduarse con méritos en un doctorado, ser docente de un máster y participar en variados grupos de investigación.

Esas son algunas de las cualidades que hacen de Carlos Andrés Contreras López un verdadero ejemplo a seguir cuando se trata de triunfar por sus sueños académicos y profesionales.

Su nombre fue noticia en España a finales de mayo cuando recibió el título como Doctor en Derecho Animal, un estudio que le da cierto nivel de importancia a la tenencia y trato con los animales. Fue renombrado por ser el primer doctor en esta área en el país europeo.

Carlos es egresado del colegio San Pedro Claver de Bucaramanga y seguidamente estudió Derecho en la Universidad Javeriana, en Bogotá. En 2007 viajó a San Sebastián, España, donde se licenció en Derecho de la Universidad del País Vasco y luego se radicó en Barcelona donde continuó sus estudios en la Universidad Autónoma de Barcelona.

¿De qué se trató la defensa de su doctorado en Derecho Animal?

“Es la consideración de los animales como cosas por el Derecho Civil. Se estudiaron tres países en concreto: Argentina, Chile y Colombia.

Como bien es sabido, para nuestros códigos civiles los animales, al ser susceptibles de apropiación, entran en la categoría de bienes muebles, asimilándolos con un computador o una silla.

Junto a Steven Wise, director de Nonhuman Rights Project.

Junto a Steven Wise, director de Nonhuman Rights Project.

En la tesis se presentan las razones históricas y jurídicas para resaltar la necesidad de una reforma. Los animales son seres que experimentan emociones, dolor, sufrimiento, alegría, placer, como cualquier ser vivo, y lo anterior es un hecho científicamente demostrado desde hace mucho tiempo.

Países como Austria, Alemania, República Checa, Suiza, y Cataluña han manifestado expresamente en sus Códigos Civiles que los animales no son cosas. Asimismo, en el 2009, en el Art. 13 del Tratado Fundacional de la Unión Europea, llamado Tratado de Lisboa, se impone a los Estados Miembros la obligación de tratar a los animales como “seres sintientes” en la legislación interna de cada país. Nuestra tesis pretende ser un aporte para que los países de Latinoamérica avancen en esta dirección.

¿Qué lo motivó a incursionar en este estudio?

“Siempre he sentido especial compasión y consideración por los animales. Desde que nací mi familia ha sido propietaria de una finca ganadera, por lo que crecí rodeado de animales. Además desde muy temprana edad entendí que los mismos eran seres susceptibles de sentir dolor y placer. Sin embargo fue hasta que llegué a la Universidad Autónoma de Barcelona cuando pude leer e investigar sobre el tema desde un punto de vista jurídico, ético y científico. Gracias a mi maestra, la doctora Giménez-Candela, (quien creó el primer Máster en Derecho Animal en Europa) me vinculé a un equipo de investigación internacional y transversal con el que he podido estrechar relaciones científicas en los últimos años sobre el Derecho Animal. Una vez te haces animalista, no hay retorno”.

¿Hay más Doctores en Derecho Animal en el mundo?

“En Brasil recientemente se leyó una tesis doctoral en Derecho Animal en la Universidad de Bahía, por el Doctor Tagore Trajano. En Suiza, concretamente en la Universidad de Basel, se inició un programa de Doctorado en Derecho Animal. Y en Barcelona se iniciará en octubre de este año la cuarta edición del máster en Derecho Animal y Sociedad. Muchos de nuestros alumnos del máster tienen la intención de continuar su formación con el doctorado, así que próximamente tendremos noticias de más doctores en la materia. En Colombia se ha hecho poca investigación jurídica sobre el tema, sin embargo debo destacar la publicación en 2007 de la Universidad Javeriana titulada ‘El Derecho de los Animales’, de Ricardo Fajardo y de Alexandra Cárdenas, que me sirvió como punto de partida para mi trabajo”.

¿Quiénes pueden aspirar a ser Doctores en Derecho Animal?OLYMPUS DIGITAL CAMERA

“El Derecho Animal es una rama emergente del derecho que interesa a profesionales de distintas ramas del conocimiento. El tema se puede abordar desde el Derecho, las humanidades, la filosofía, la veterinaria, la biología, la sociología, etc. El máster en Derecho Animal de la UAB está destinado a cualquier profesional que pretenda desarrollar su carrera en el mundo de los animales, sin embargo, para ser Doctor en Derecho Animal estamos hablando de juristas que han cursado la carrera de Derecho”.

¿Qué viene para su vida?

“Aunque no descarto el ejercicio profesional de la abogacía, mi intención es dedicarme a la docencia e investigación. El mundo académico me apasiona y sobre todo mi intención es aportar para mejorar la situación jurídica de los animales. A partir de septiembre continuaré con mis labores de coordinación del Máster en Derecho Animal y Sociedad, y en el Grupo de Investigación Animales, Derecho y Sociedad, en dónde hemos conseguido, entre otras cosas, que se permita el acceso al metro de Barcelona de los animales de compañía, pues antes estaba prohibido. Colaboro asimismo, con la página www.derechoanimal.info en dónde publicamos artículos, legislación y sentencias de Derecho Animal.

En lo que respecta a la docencia dictaré clases tanto de Derecho Animal como de Derecho Romano, como profesor asociado a la Universidad Autónoma de Barcelona. Además del máster, mi maestra ha creado una asignatura titulada Derecho y Bienestar Animal, que está dentro del pénsum de la carrera de Derecho de la UAB. Para mí ha sido un honor participar como docente en dicha asignatura y espero poder seguir haciéndolo”.

¿Hay en su familia más personas dedicadas a la investigación bien sea en medicina, leyes o en otras áreas?

“Mi hermano se llama William Omar Contreras y es neurocirujano con un Doctorado de la Universidad de Freiburg, en Alemania. Ha desarrollado importantes avances en el tema de la investigación sobre el Parkinson y el Huntington. Yo siempre le digo que procure velar por el cumplimiento de las normas de bienestar de los animales que utiliza en su experimentación y él por supuesto lo hace. Sabe que yo estoy pendiente de que así lo haga, así que no tenemos problema. Estoy muy orgulloso de él”.

¿Hace cuánto vino a Bucaramanga?

“Hace casi dos años, pero en agosto de este año, podré ir. La mayoría del tiempo, cuando voy lo comparto con mi familia y en especial con mis padres. Aunque esté cumpliendo mis sueños, no es fácil vivir tan lejos de ellos, pues vivo hace muchos años enpor fuera del país”.

¿Qué recuerdos bonitos guarda de Cabecera y sus alrededores?

“Estudiar en el colegio San Pedro Claver fue una bendición. Allí empezó todo. Mis mejores amigos siguen siendo mis amigos del colegio. Además de Cabecera pasé mucho tiempo de mi infancia en Cañaveral, en el conjunto residencial Hoyo en Uno, en donde tenía a mi segunda familia. También guardo los mejores recuerdos de esas épocas”.