Menú de categorías

| Oct 24, 2014 | Nuestra Gente

Fabio Camargo, un lider joven y ejemplar

Fabio Camargo dirige desde hace un año la Unidad de Restitución de Tierras, territorial Magdalena Medio, entidad con sede oficial en Bucaramanga

Fabio Camargo dirige desde hace un año la Unidad de Restitución de Tierras, territorial Magdalena Medio, entidad con sede oficial en Bucaramanga. (Foto Laura Herrera / GENTE DE CABECERA).

Con tan solo 30 años Fabio Andrés Camargo Gualdrón es ya un directivo.

Su juventud es quizá una de las cualidades que más llama la atención del grupo de 70 personas que trabajan con él y que integran la Unidad de Restitución de Tierras, territorial Magdalena Medio.

Luego de estar por fuera de la ciudad durante más de cinco años, este bumangués regresó a su tierra hace un año para cumplir con la puesta en marcha de esta entidad del Estado.

Lo hizo luego de haber hecho lo mismo pero en tierras sucreñas, resarciendo las heridas que la violencia dejó en zonas como los Montes de María.

Esa experiencia, otras en el Alto Comisionado de las Naciones Unidad para los Refugiados, Acnur, y la actual le han permitido a Fabio Camargo su crecimiento profesional y personal.

En estas labores diarias ha podido no solo conocer muchos rincones del país, sino desarrollar su rol como líder.

Así es la otra cara de un funcionario, egresado del Colegio Tecnológico y abogado de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, Unab.

¿Cómo se logra ser un buen líder?

“Me gusta mucho la reflexión que hace el conferencista colombo japonés, Kenji Yokoi, quien dice que la vida es un juego serio y que la disciplina marca la diferencia. Creo que la principal cualidad de un líder es la disciplina consigo mismo. Esto le permite a uno aprender, reflexionar y mejorar cada día lo que se quiere de uno y en lo que se trabaja a diario. Un líder debe tener un faro y norte.

Creo que eso es lo que perciben las personas que trabajan conmigo, pues se admiran de que a mi edad me hayan confiado la responsabilidad de dirigir una entidad con una política pública tan compleja como es la restitución de tierras”.

¿Cómo es esa experiencia de viajar por el país?

“Esto de conocer las regiones del país inició desde que trabajé en Bogotá y luego en Sincelejo donde se empezó a poner en marcha el programa de la Unidad de Restitución de Tierras. Ahora estoy en una territorial en la que se mezclan tres zonas: Magdalena Medio, Santander y Sur de Bolívar, que comprende muchos corregimientos, pueblos, caseríos. Puedo decir que nunca estoy más de dos días en el mismo lugar”.

Uno de las cosas que más le gusta de su trabajo es el contacto con el campo y sus gentes

Uno de las cosas que más le gusta de su trabajo es el contacto con el campo y sus gentes

Entonces usted es un jefe, pero no de aquellos de escritorio…

“Puede decirse que sí. Hay una diferencia muy grande entre el jefe que le toca estar sentado, dirigiendo desde su escritorio, al que debe salir y ponerse en contacto directo con la gente. La percepción del territorio y el compartir con la gente del campo me permite comprender otras dinámicas que enriquecen mi labor diaria. A veces desde el escritorio no se tienen en cuenta algunas variables o diferencias que desde el campo se conocen de primera mano. Salir me permite tener una mirada amplia y por fuera de la formalidad de las leyes”.

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

“Definitivamente el contacto con la gente y poder aportar un granito de arena como ciudadano y profesional para resolver un tema tan neurálgico como es el de la tierra”.

¿Siempre quiso hacer esto?

“No, desde que soy abogado dije que quería ser juez, pero pues las oportunidades se me fueron dando por otro lado muy diferente. También me gusta mucho la docencia y siempre he tenido esa ‘espinita’. Sé que en algún momento voy a dedicarme a eso, es un trabajo muy noble que permite formar a estudiantes para pensar en un mejor país”.

¿Cómo es su día a día?

“Todos los días son intensos. Hay que pensar en muchos temas y resolverlos, en revisar casos, procesos, escuchar a funcionarios, atender público e instituciones, resolver eventualidades. Los fines de semana siempre estoy en un pueblo diferente haciendo cosas diferentes. Me acuesto a las 12 de la noche y me levanto a las 5 a. m. a leer las noticias, a pensar en cosas claves para el día y a buscar mensajes de liderazgo para mi equipo y que nos permitan cumplir a gusto con nuestras labores”.

Entonces le queda muy poco tiempo para otras labores…

“No. La disciplina está también en saber distribuir el tiempo bien y pues eso intento en las noches haciendo yoga y deporte, por ahora el TRX, aunque también me gustan otros deportes como el ciclismo, la natación. También leo literatura y textos relacionados con derechos humanos.

Me gusta también compartir un café, una cena o almuerzo con amigos, creo que a partir de los alimentos se pueden brindar espacios agradables con quienes nos rodean”.