Menú de categorías

| Oct 24, 2014 | Tendencias

Intimidación escolar y ‘ciberacoso’

Tomada de Internet / GENTE DE CABECERA

Tomada de Internet / GENTE DE CABECERA

La intimidación escolar (conocida popularmente como matoneo) y el ‘ciberacoso’ son dos situaciones que hoy por hoy tienen altamente preocupados a padres de familia, profesores, niños, jóvenes y comunidad en general.

En desarrollo de su programa Escudos del Alma, la organización RedPapaz, trajo esta semana a Lina María Saldarriaga, experta en el tema quien dio importantes conceptos.

Para empezar señaló que se está tratando de erradicar la palabra matoneo, pues da la idea de matón, de niños malos y según estudios, se trata es de niños que tienen carencias y están pidiendo atención.

También tiende a confundirse la intimidación con situaciones pasajeras de conflictos normales entre niños o jóvenes.

“Intimidación escolar no es una pelea que se presenta una vez; es una cosa que pasa a través del tiempo, que ocurre muchas veces y que se da de diversas formas, como golpear, insultar o que todo el tiempo los están excluyendo”.

La otra característica de esta conducta es el desbalance de fuerzas.

“Es una situación en la que una de las partes tiene más poder que el otro. Por ejemplo, ser más grande físicamente, o tener más recursos sociales como amigos frente a uno que vive solo; o puede ser que uno sabe un montón y el otro no y entonces es aislado porque no sabe”, señaló Lina María.

Sin embargo, hay signos de alerta que nos dicen cuándo un niño puede estar más expuesto a estas conductas o las está viviendo. Estos son algunos según la experta.

“Niños que no tienen relaciones sociales. Los niños que tienen amigos tienen tres veces menos posibilidades de ser intimidados porque cuando se encuentran solos, quien los agrede los ve más vulnerables.

Lina María Saldarriaga, experta en intimidación escolar o matoneo estuvo en la Unab en el programa de RedPapaz

Lina María Saldarriaga, experta en intimidación escolar o matoneo estuvo en la Unab en el programa de RedPapaz

“Muy reservados. Son niños que están en riesgo, pues el que les cueste interactuar con las demás personas puede hacerlos víctimas.

“Extremadamente reservados con sus equipos. Son los que no les gusta dejar ver su teléfono o apagan el computador cuando llegan los papás. Esto puede representar algo”.

Hay otros signos más evidentes de que su hijo o familiar es víctima de la intimidación escolar.

“Si el niño llega golpeado, con morados, si le cuesta hablar con los papás. Cuando demuestra que tiene miedo de ir al colegio o da diferentes excusas para no ir”, son señales claras de que algo pasa.

La clave

Para contrarrestar esta situación existe una clave que debe predominar en el hogar: la comunicación. Una charla constante con los hijos ayuda a prevenir los casos de intimidación.

Esta deberá ser una comunicación asertiva, sin recriminaciones ni signos de rabia o venganza, entendiendo el problema y buscando soluciones concertadas con el hijo.

¿Qué puede pasar con víctimas e intimidadores?

Las víctimas:

1. Muestran riesgo de bajo rendimiento académico.

2. Tienen más riesgo de tendencia al suicidio.

3. Son más vulnerables a dejarse maltratar.

Los intimidadores:

1. Registran un alto riesgo a ser personas con violencia intrafamiliar.

2. Y, tal vez lo más grave, pueden tener tendencia criminal.

Características de los intimidadores

* Agreden frecuentemente a los demás.

* Son personas que maltratan a los animales.

* Disfrutan humillando a los demás y no se solidarizan con sus semejantes.

* No sienten remordimiento con sus acciones.

 

¿Qué no es intimidación escolar?

Hay comportamientos entre niños y jóvenes que no se consideran intimidación ni acoso, y que tienden a confundir a los padres. Estos son algunos:

* No es un conflicto entre iguales.

* No es una pelea esporádica.

* No es un trato entre amigos en el que ambas partes se reconocen con expresiones como ‘que’hubo marica’.

También existen mitos en torno al tema que deben ser revaluados. Por ejemplo:

* Que es inofensivo, que no hace daño.

* A mí me pasó, así me criaron.

* Eso forma el carácter

* Lo más efectivo es darle duro (responder a la agresión).