Menú de categorías

| Ene 16, 2015 | En estas calles

Un espacio para el tejido y las artesanías

Son varias las técnicas que se usan en Naif para darle vida a un producto artesanal.

Son varias las técnicas que se usan en Naif para darle vida a un producto artesanal.

Pensando en un espacio para diseñadores que no tienen dónde exponer sus ideas innovadoras, un grupo de jóvenes profesionales de diferentes áreas decidió crear Naif.

Sebastián Galeano, uno de los fundadores, explicó que la palabra Naif corresponde a una corriente de arte liderada por personas que no tienen formación académica.

El equipo siempre está al frente no solo del negocio como tal sino de aprender y ofrecer sus conocimientos a quienes lo deseen poner en práctica. - Laura Herrera / GENTE DE CABECERA

El equipo siempre está al frente no solo del negocio como tal sino de aprender y ofrecer sus conocimientos a quienes lo deseen poner en práctica. – Laura Herrera / GENTE DE CABECERA

“Somos fabricantes de productos arte y de diseño pero a la vez ofrecemos el servicio de clases de tejido para quienes deseen aprender nuevas técnicas”, expresó.

Una de ellas es el tejido encerado, que es el trabajo entre naturales y trabajadas (o prefabricadas).

También trabajan el cuero que es otro material ‘agradecido’ y que si se cuida correctamente puede durar muchos años.

“Otras técnicas que enseñamos son en croché, que es la que trabajaban las abuelitas y que require de dos agujas largas; macramé en collares o manillas; filigrana que es una técnica antigua que se trabaja con el metal, bronce o cobre y que terminan representados en dijes, broches o hebillas.

Otros de los cursos que han ofrecido son de tejido Guane, de mostacilla y de tejido egipcio.

Por sus diseños exclusivos han participado en dos ocasiones en Expoartesanías, evento anual que reúne en Bogotá a los productores y comerciantes de artesanías a nivel nacional y que sirve como vitrina para mostrarse ante el mercado internacional.

Su nombre también ha estado en el mercado Llegaron Los Bohemios, que reúne a los mejores diseñadores locales.

Actualmente en este proyecto trabajan Sebastián Galeano, quien es psicólogo; Mario Figueroa, administrador agropecuario; Jéssica Carvajal, diseñadora gráfica y Javier Figueroa, diseñador industrial.

“Estudiamos para algo diferente a lo que hacemos, por eso nos ha tocado aprender mucho, pero de eso se trata, de aprender para enseñar al otro. Ha sido una experiencia muy bonita la de conocer el mundo de las artesanías y todo lo que se puede hacer desde las manualidades”, explicó Sebastián.