Menú de categorías

| Feb 6, 2015 | ¿Qué pasa?

Operativo terminó con tres sellamientos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ochenta agentes de la Policía, bomberos y funcionarios de las secretarías de Salud y Gobierno se tomaron el sábado pasado varios sectores de Cabecera en procura de verificar el cumplimiento de las normas para el funcionamiento de negocios nocturnos.

En un operativo que duró de 11 p.m. a 4 a.m. se hizo medición de ruido, solicitud de documentos, requisas a los asistentes, así como decomiso de estupefacientes.

Al final se sellaron tres negocios ubicados en distintos puntos y por motivos diversos.

El caso más significativo fue el de un establecimiento nocturno que funciona en la carrera 33 con calle 52 y sobre el cual existían múltiples quejas de los vecinos.

Según el secretario de Gobierno, César Parra, este negocio ha venido funcionando de manera inexplicable, ya que en otras oportunidades ha sido objeto de sellamientos.

Allí, dijo el funcionario, la situación fue tensa, dado que se encontró una menor de edad y hubo alguna resistencia de parte de quienes a esa hora estaban presentes, que según su cálculo podrían ser unas 500 personas.

En anteriores oportunidades este local funcionaba como chiquiteca.

Los otros sellamientos se presentaron sobre la carrera 36 en inmediaciones de los centros comerciales.

Allí, según residentes de la zona, era común que los jóvenes se tomaran la calle como sitio de consumo de alcohol, así como de sustancias alucinógenas.

Estos negocios fueron sancionados por exceder el nivel de ruido permitido.

Aunque algunos propietarios han hecho esfuerzos e inversiones por insonorizar su negocio, la medición del fin de semana no les fue favorable.

En cuanto a la presencia de personas en la calle, la Policía se tomó las escaleras que unen la carrera 36 con la 38 para impedir que se apostaran allí a consumir cualquier elemento.

Según el secretario de Gobierno las sanciones se levantarán una vez los establecimientos cumplan con las normas, por lo menos en los casos de los ubicados en la 36. En torno al caso de la carrera 33 se estudiará a fondo dado que son reiterados los problemas allí, según quejas del vecindario.

Habla

la comunidad

Un grupo de habitantes de este sector de Cabecera envió al alcalde Luis Francisco Bohórquez una carta de agradecimiento por dichos operativos.

“Queremos exteriorizar el agradecimiento perenne al haber sido escuchados por la Administración Municipal que usted preside, muy especialmente por César A. Parra. G. secretario de Gobierno de Bucaramanga y Claudia Amaya, secretaria de Salud de la ciudad, quienes quienes han sido consientes de tanta vicisitud, incongruencia y atropello que hemos tenido que soportar los residentes, quienes hoy agradecemos el trabajo realizado el fin de semana anterior como fue el sellamiento de estos sitios.

“El funcionamiento de estos locales venían haciéndonos la vida imposible a quienes pagamos los impuestos más costosos de la ciudad, frente a quienes se denominan negocios sin ánimo de lucro como se puede demostrar.

Hoy públicamente en este distinguido impreso Gente de Cabecera, que ha sido bastión muy importante en nuestras reclamaciones proferidas, reiteramos la gratitud imperecedera por las determinaciones tomadas. Mil gracias también a la Policía Nacional, al señor Alcalde y al Personero, Augusto Rueda. Qué bueno fuese que todos sus funcionarios pensaran como usted y los referidos hacer una ciudad sostenible como siempre usted lo ha dicho”, dice el comunicado.