Menú de categorías

| Feb 20, 2015 | Nuestra Gente

Un homenaje a la santandereanidad

El maestro Enrique Granados nació en San Vicente de Chucurí, pero desde 1980 vive en Bucaramanga

El maestro Enrique Granados nació en San Vicente de Chucurí, pero desde 1980 vive en Bucaramanga. (Foto Javier Gutiérrez).

Luego de dos años de ausentarse de Bucaramanga, el maestro Enrique Granados regresa a Santander para continuar con su proyecto artístico: terminar de pintar a su departamento.

El Club Unión fue el escenario en el que esta semana presentó su plan de continuidad, pues hasta el momento lleva pintados 41 cuadros.

Esta tarea, que ha contado siempre con el apoyo de las administraciones municipales y la departamental, la inició hace 14 años.

“Esto lo hace por arte, porque cobrar por un cuadro de esos es difícil, pues cada uno cuesta alrededor de $50 millones. Él se adapta a los presupuestos que las alcaldías le proponen. Queremos agradecer a la Gobernación que nos ha permitido tener en exposición algunos de los cuadros, pues es una manera de que la gente conozca estas obras de arte”, dijo Marina de Granados, su esposa y quien se ha encargado de apoyarlo y buscar los contactos para la continuidad de este proyecto.

En medio de sus amigos, en especial Plinio Ordóñez, el maestro Granados expuso en el club una de sus obras: la panorámica de Aguada.

En la muestra se detallan personajes, calles emblemáticas, parques, la iglesia central, paisajes, carreteras y ríos.

Su trabajo es tan brillante que ya lo han contactado de varios municipios de Cundinamarca y Boyacá para que haga lo mismo en esas tierras.

Cómo surgió la idea

Vanguardia Liberal ha sido pieza clave en el surgimiento del proyecto, pues ha publicado muchos de sus trabajos artísticos.

Vanguardia Liberal ha sido pieza clave en el surgimiento del proyecto, pues ha publicado muchos de sus trabajos artísticos.

Mientras estudió algunos semestres de Arquitectura en la Universidad Santo Tomás, este artista vio la necesidad de construir los municipios sobre un lienzo.

Desde pequeño le gustó la pintura y se fue preparando con varios artistas santandereanos. Estos fue una base sólida para lograr su proyecto.

“Primero hace el levantamiento topográfico y luego lo pasa a un lienzo”, explicó su esposa.

Sus obras son en formatos grandes pues miden en su mayoría 4 metros de ancho por 2 de alto.

“Él pinta desnudos y toda clase de cuadros, pero este es su proyecto bandera y por lo que se ha dado a conocer. Después de vivir 2 años en Bogotá él quiso venir a terminar eso que inició hace 14 años, porque dice que es lo que tiene que dejarle de legado a Santander”, concluyó su esposa quien hace también el papel de manager.