Menú de categorías

| Jul 31, 2015 | Columnistas

Sentido de pertenencia por Bucaramanga

GENTE DE CABECERA

Gilberto Camargo Amorocho

Por Gilberto Camargo Amorocho, arquitecto urbanista

Dicen los expertos que a nivel social la pertenencia es la circunstancia de formar parte de un grupo, una comunidad u otro tipo de conjunto. Y sentido de pertenencia es la satisfacción que sentimos al ser parte de ese colectivo. De esta manera nos sentimos identificados con el resto de integrantes que lo conforman.

El sentido de pertenencia supone que el ser humano desarrolle una actitud consciente respecto a otras personas, en quienes se ve reflejado por identificarse con sus valores y costumbres. Este sentido, por otra parte, confiere una conducta activa al individuo que está dispuesto a defender su grupo y a manifestar su adhesión, apoyo o inclusión a la comunidad de manera pública. Un ejemplo de sentido de pertenencia puede encontrarse en la relación que tenemos con Bucaramanga; motivos, muchos, fue la ciudad donde nacimos, donde nos criaron, estudiamos, donde trabajamos y de otra manera, donde crecimos socialmente, en familia, vecinos y ciudadanía.

La pertenencia por la ciudad también se ve reflejada en la defensa que hacemos de la misma, no nos gusta ver que boten desechos en el Pasaje del Comercio, destruyan escaños del parque Santander o ser proactivos en la reflexión y en la actitud, cuando de elegir un alcalde se trate; es comprender integralmente los efectos de la indiferencia o de la participación. La imagen de un municipio y la gestión de quien manda son un reflejo del nivel cultural de nosotros, los habitantes.

Ser bumangués es característica de culto, cordial, solidario, aseado, buena gente o nostálgico. Esto último nos conlleva a la defensa de la memoria, algo valioso en estos temas, que muchos hablan pero poco cultivan. Creo que antes que todo está la pertenencia por sí mismo, si lo interior se tiene claro, es fácil lo exterior. La ciudad la conforman sus habitantes, ellos son su dinámica y su diario vivir. Igual entra acá la responsabilidad social que cada uno de nosotros tenemos como misión; no basta disfrutar a Bucaramanga, debemos aportar en su construcción. Según los urbanistas, la ciudad es la aceptación del otro y por lo tanto conlleva a armonizar convivencias, y también esta frase: “Ciudad es un estado de ánimo”.