Menú de categorías

| Oct 30, 2015 | Nuestra Gente

Ana, la artífice del ‘Mercadillo Bohemios’

Ana Peralta Trillos es egresada del colegio San Pedro Claver. Estudió diseño de modas en Itae, ahora UMB, Universidad Manuela Beltrán, y luego terminó diseño gráfico en la UDI, Universitaria de Investigación y Desarrollo

Ana Peralta Trillos es egresada del colegio San Pedro Claver. Estudió diseño de modas en Itae, ahora UMB, Universidad Manuela Beltrán, y luego terminó diseño gráfico en la UDI, Universitaria de Investigación y Desarrollo.

Voz delgada, suave. Un mundo recorrido y mucha berraquera. Así es Ana Peralta Trillos, la mujer de 30 años creadora de uno de los espacios culturales y coloridos más importantes de Bucaramanga, el Mercadillo Bohemios.

Quizá haya escuchado el nombre ‘Mercadillo creativo Llegaron Los Bohemios’. No se preocupe, es el mismo, solo que ahora decidieron reducir el nombre que muchos conocen simplemente cuando se menciona la palabra ‘mercadillo’.

Se trata de un espacio en el que diseñadores gráficos y de moda, creativos, artesanos y artistas exponen sus talentos.

Esta historia que nació en diciembre de 2010 cumple este fin de año cinco años de historia.

Aquí les presentamos a la joven emprendedora que le dio vida a esta popular y fascinante idea.

¿Cómo nació la idea del mercadillo creativo?

Además de venta y exposición de productos, hay muestra gastronómica y música en vivo

Además de venta y exposición de productos, hay muestra gastronómica y música en vivo.

“Desde que nací estoy viajando por el mundo. Recorriendo varios países encontré estos espacios donde la gente podía dar a conocer su talento en piezas de diseño únicas, algunos más precarios que otros, unos ‘bazares’ muy gitanos, otros festivales de diseño en espacios grandísimos al aire libre, en casas antiguas… mucha variedad, pero con la finalidad de mostrar y comercializar su arte. En Bucaramanga este espacio no lo había. Para diseñadores y artistas era difícil encontrar cómo mostrar lo que estaban haciendo y para la gente del común no había esa opción de un plan diferente en la ciudad. Y así me arriesgué a empezar el proyecto”.

¿Cuándo fue la primera versión del mercadillo?

“Hicimos una edición de prueba en el Museo de Arte Moderno de Bucaramanga, en diciembre de 2010, en apoyo a una exposición en la que yo había estado trabajando el diseño gráfico del artista. La idea era proponer el proyecto, en parte para que la gente fuera al museo a ver la exposición y para mí como una prueba para ver la respuesta del público ¡y nos fue muy bien! Era solo un sábado por la tarde, con 12 expositores invitados y ya”.

¿A quiénes beneficia la actividad?

“Esta actividad es de beneficio para todos, sobre todo para los participantes que en este momento estamos enfocándonos en motivarlos a crecer como empresarios, que no solo sea un espacio para vender productos, sino para que se concienticen de que deben confiar en su talento, que vean que crear empresa (o mini-empresa) no es una cosa tan terrible como se cree, y que sepan que el mercadillo es el espacio propicio para empezar.

También beneficia a los asistentes, pues es un espacio diferente donde por un fin de semana pueden desconectarse de la cotidianidad y vivir una experiencia de arte y diseño de principio a fin. Esto no solo es ver los stands de diseño, allí también se pueden encontrar exposiciones de arte, talleres creativos, música en vivo, muestras gastronómicas y cada vez algo nuevo … y lo mejor ¡apto para todo público y con entrada libre !

Es bueno para Bucaramanga porque una de nuestras metas es llegar a ser un evento representativo que se hace cada semestre, que la gente venga de otras ciudades o hasta países para unirse y ser parte del mercadillo”.

¿Por qué el nombre ‘Llegaron Los Bohemios’?

Gente de todas las edades participan en las versiones del mercadillo creativo Llegaron Los Bohemios

Gente de todas las edades participan en las versiones del mercadillo creativo Llegaron Los Bohemios

“Un día fui al cumpleaños de un amigo, en donde entré con otro amigo al apartamento y no conocíamos a nadie. De pronto escuchamos que alguien al fondo gritó “llegaron los bohemios”. Nunca supimos quien fue ni porqué dijo eso. Cuando estaba pensando en qué nombre le ponía al proyecto me acordé de ese día y me pareció divertido, y así quedó. Le agregué el ‘mercadillo creativo’ como para darle el ‘qué es’ al nombre y que quedara más claro, pero actualmente solo lo llamamos ‘Mercadillo Bohemios’. Uno menciona el ‘mercadillo’ y ya muchos saben qué es…”.

¿Qué le ha aportado esta actividad a su vida laboral? 

“En el aspecto laboral he crecido mucho como diseñadora. Este proyecto también lo hice porque tengo una marca que se llama ‘Armonía Colorada’ y no tenía cómo vender lo que estaba haciendo. A veces, cuando puedo, lo hago parte del mercadillo, así que también he crecido como empresaria. Me da mucha alegría y satisfacción ver cómo otros participantes del mercadillo que empiezan con pequeñas ideas de negocio van evolucionando y comienzan a sentirse motivados creando marca registrada, algunos invirtiendo en otras ferias nacionales, abriendo locales y en ventas online, entre otros”.

¿Y en lo personal?

“Siento que lo más bonito del mercadillo es conocer la gente, conocer su talento, sus productos, sus ideas, sus sueños, el empeño que ponen cada vez que participan en un mercadillo y sobre todo ver su avance y su crecimiento como empresarios. Otra cosa que me ha aportado es a nunca dejar de creer en Bucaramanga y en todo lo que se puede hacer en esta ciudad. No ha sido nada fácil pero se ha logrado mucho. Así que fortalecí la paciencia, la tenacidad, el trabajar en equipo, y qué más puedo decir, pues la ‘berraquera’ de la santandereana que soy”.

¿Con qué recursos inició y continuó esta idea?

“Empezamos en ceros. El espacio del museo, la primera vez, como fue un evento en apoyo a la exposición, no tuvimos que dar ningún aporte. Nos prestaron unas mesas y unas carpas, hicimos trueques con amigos y aportes de algunos participantes. Actualmente trabajamos de la mano con la fundación Arte Magnético. Con ellos manejamos los recursos económicos que son en realidad el aporte que los participantes dan por el espacio que tienen. Además donamos un aporte a la fundación para que se pueda seguir haciendo este tipo de proyectos en Bucaramanga, que es muy importante para sensibilizar a los ciudadanos. Aun así quisiéramos encontrar un mejor apoyo económico para fortalecer y ofrecer un mejor mercadillo a Bucaramanga.

¿Quiénes le ayudaron para arrancar?

“Desde que nació, los primeros patrocinadores del mercadillo fueron mis papás.

Los dos siempre me apoyaron y me ‘siguieron la cuerda’ con la idea; mi papá me regaló la instalación de iluminación, bombillos, extensiones y todavía va y me ayuda a montar las conexiones eléctricas el día antes del evento. Mi mamá como tiene una personalidad muy serena, pues es la que me motiva cuando algo no sale como se espera o me mantiene tranquila. Me habla diciéndome que todo va a estar bien, que todo va a salir bonito, mejor dicho es la que me lleva, me trae, que se me quedó esto, que lo otro y además le gusta ir a hacer compritas. Ella no se han perdido ni un mercadillo.

También está mi amigo y actual socio Diego Andrés Blanco, que fue al primero a quien le conté la idea. Cuando empecé con el mercadillo él vivía en Bogotá, luego regresó a Bucaramanga y asistió al mercadillo. Sin pedírselo me ayudaba con todo y después ya le propuse que fuéramos socios y pues ahora trabajamos juntos y nos ha ido bien. Uno es muy corazón (yo) y el otro mucha cabeza (Diego), así que es un balance muy bueno. Además que casualmente él es el amigo con el que entraba a ese lugar donde gritaron “llegaron los bohemios”.

¿Quiénes más le colaboran en la programación y desarrollo?

“Con el tiempo se van uniendo otras personas que nos ayudan en el montaje o desarrollo del evento, el sonido, como ‘Acorde Visual’. Ellos hacen la grabación de temas en vivo y se han unido Claudia Aguilar y Camilo Marconi, en la parte de video para registro. También muchos ilustradores locales, cuando hacemos publicidad del evento y sacamos una postal coleccionable; estos artistas emergentes se encargan de hacer la pieza gráfica”.

¿En qué escenarios se ha realizado el mercadillo?

“Empezamos en el Museo de Arte Moderno de Bucaramanga y actualmente realizamos dos ediciones al año en el Centro Cultural del Oriente. También hemos empezado a ser parte de otros eventos culturales importantes de Bucaramanga como Ulibro, el Festival Abrapalabra y el Festival LEA. Nos sentimos muy agradecidos por el espacio que nos ofrecen porque es un apoyo grandísimo, esto nos demuestra que somos más fuertes cuando nos unimos y trabajamos de la mano”.

¿Cómo será la edición de aniversario de los cinco años?

“Este diciembre vamos para la edición 15 y serán dos días: sábado y domingo, desde las 10:00 a.m. hasta las 8:00 p.m. Habrá más de 50 diseñadores, espacios de gastronomía y presentaciones musicales. ¡Se nos creció el bebé!

En cifras

14

versiones del mercadillo se han realizado en Bucaramanga.