Menú de categorías

| Jul 7, 2017 | Nuestra Gente

El Dorado,un tributo a los pueblos originarios

José Ramón define su obra como una unión “entre sentimiento, pensamiento y acción, entre el Ser y el hacer, entre la entrega total y de la pasión”. - Suministrada/GENTE DE CABECERA

José Ramón define su obra como una unión “entre sentimiento, pensamiento y acción, entre el Ser y el hacer, entre la entrega total y de la pasión”. – Suministrada/GENTE DE CABECERA

Diana Lucía Díaz Patiño/GENTE DE CABECERA

 

Como resultado de 35 años del trabajo artístico del bumangués José Ramón Tarazona surge ‘La serie de El Dorado’, exposición del mes de julio en la Alianza Francesa.

Esta muestra ha sido expuesta en importantes galerías, salas y centros culturales de Norte y Suramérica, España e Italia, donde fue reconocida con el premio “Rocca D’Oro” a la excelencia en Bellas Artes, en el 2010.

“Esta serie pictórica tiene sus raíces en lo más profundo de la esencia primigenia de nuestros pueblos originarios, en esa ‘pulpa de energía dorada’ del génesis Muisca y en el origen mítico de tantas otras culturas en el mundo”: José Ramón Tarazona. - Suministrada/GENTE DE CABECERA

“Esta serie pictórica tiene sus raíces en lo más profundo de la esencia primigenia de nuestros pueblos originarios, en esa ‘pulpa de energía dorada’ del génesis Muisca y en el origen mítico de tantas otras culturas en el mundo”: José Ramón Tarazona. – Suministrada/GENTE DE CABECERA

Su autor relató a Gente algunos pormenores de su serie pictórica y de su trayectoria.

Gente de Cabecera: ¿Cuál es la esencia de esta exposición?

José Ramón Tarazona: Son obras realizadas en diferentes épocas y algunas recientes, que estaban dispersas en otros países, participando en diversas exposiciones pictóricas.

Tiene como fundamento propiciar espacios de acercamiento y reencuentro con nuestra propia y olvidada esencia humana, por medio de la contemplación estética y a través de una mirada hacia lo primigenio de nuestros orígenes según los deferentes relatos cosmogónicos.

G.C: ¿Cuál ha sido el recorrido de esta exposición?

J.R.T: Italia, Georgia, España y algunas ciudades de Colombia como Medellín y Cali.

G.C: ¿Desde cuándo pinta? ¿Por qué lo atrajo este arte?

J.R.T: La atracción por el arte es parte de nuestro ser humano, de nuestra especie y como el amor es misteriosa, inexplicable e indefinible (…) Es una relación que permite trascender la vida y la muerte, al mismo tiempo que te exige toda tu existencia.

Conservo dibujos hechos a la edad de 10 años y algunos cuadros al óleo pintados en 1982.

G.C: ¿Qué es lo que más lo inspira?

J.R.T: Los materiales, la “cocina” del taller, el proceso de gestación y parto de la obra y esos escasos “Momentos azules” en que arte y artista se encuentran y se funden en un solo éxtasis creador, y lo más importante: el arte como el camino elegido para hacer el viaje más importante de nuestras vidas, en dirección a las profundidades del abismo, que es uno mismo: el “conócete a ti mismo” (…)

Por último, me inspira el hilo de gratitud que nos hermana con los artistas que nos precedieron, a través de su legado y con quienes hoy nos acompañan, y finalmente, con todas las personas lejanas y cercanas que con su apoyo hacen posible el milagro pictórico.

 

Italia, Georgia, España y algunas ciudades de Colombia como Medellín y Cali, hacen parte del recorrido que ha realizo esta serie pictórica.