Menú de categorías

| May 4, 2018 | Nuestra Gente

Ricardo Alipio Vargas Mantilla, escultor de ‘Sabiduría Infinita’

Ricardo Alipio Vargas y su obra Sabiduría Infinita, en la Casona Ambrosio Peña de la Unab. - César Flórez / GENTE DE CABECERA

Ricardo Alipio Vargas y su obra Sabiduría Infinita, en la Casona Ambrosio Peña de la Unab. – César Flórez / GENTE DE CABECERA

En el jardín exterior de la Casona Unab se puede observar hace unas semanas la escultura Sabiduría Infinita.

Su creador es el artista bumangués Ricardo Alipio Vargas Mantilla, quien relató en qué basó su idea para esta creación, su proceso de elaboracióny su mensaje.

“La Escultura Sabiduría Infinita nació como una propuesta para la celebración de los 65 años de la Unab y pensando que fuera el reflejo de un concepto ligado a la educación y la cultura, pilares de la institución”, cuenta Ricardo.

Para poderla plasmar, el artista tardó cinco meses. “La escultura de gran formato se elaboró en hierro a la vista con la idea de un libro inclinado, abierto, inmaterializado por el espacio vacío entre la fuerza de sus líneas y curvas, haciendo que finalmente no sea la materia sólida la que transmite la fuerza abstracta de la escultura, sino los espacios abiertos por donde fluye el aire, permitiendo que la imaginería del espectador recree su lenguaje”.

Según explica Ricardo Alipio, la ubicación de la escultura en la casa Ambrosio Peña, reconocida como patrimonio arquitectónico de la ciudad y adquirida por la Unab, llega a reforzar la labor de la institución para proteger y conservar la iconografía y arquitectura de la ciudad.

Sobre sus proyectos actuales, Vargas Mantilla contó que pronto dará a conocer más de su trabajo.

“Continúo en mi quehacer diario como artista plástico en mi ciudad y en mi región. Tengo algunos proyectos en estudio que espero compartir con ustedes próximamente”.

Ricardo hizo también un llamado para que instituciones, autoridades locales y ciudadanos del común tengan mayor interés y voluntad para cuidar las esculturas, las obras plásticas y el patrimonio artístico en general de la ciudad.

“Aunque algunas instituciones privadas se preocupan por mantener el patrimonio artístico de la ciudad, es cierto que hay poco interés en salvaguardar la herencia cultural en nuestra ciudad”, resaltó Vargas Mantilla.