Menú de categorías

| Jul 17, 2015 | Nuestra Gente

Empresarios de la moda

En un evento diferente, este año el comercio de la moda decidió unir esfuerzos y realizar un solo encuentro en julio denominado ‘El mes de la moda’.

Las ferias apoyadas por la Cámara de Comercio de Bucaramanga, CCB se iniciaron el 8 de julio con Eimi, Exposición Internacional de Moda Infantil, continuó con el VIII Salón de la Joyería en Neomundo, el 9 y 10 de julio y finalizó esta semana con Expoasoinducals, la Feria Internacional del Cuero, el Calzado y la Manofacturas, del 15 al 17 de julio.

Pensando en el talante y emprenderismo de algunos expositores, Gente de Cabecera destaca la labor de tres empresarios de la moda, quienes nos contaron sus experiencias en el campo del comercio textil y joyero.

“Quiero aportar mi grano de arena al país”

Ariel Albarracín y Cristian Fabián Espinosa son socios de Vekior Joyeros

Ariel Albarracín y Cristian Fabián Espinosa son socios de Vekior Joyeros.

Desde hace cuatro años, cuando aún estaba en la universidad, Cristian Fabián Espinosa Cáceres empezó a trabajar en proyectos de joyería; sin embargo, solo hasta hace más de un año pudo cristalizar su idea de crear empresa.

Lo hizo al lado de su padre, quien también tuvo una empresa de este tipo, representativa a nivel nacional. Siempre le llamó la atención la joyería y cuando regresó de estudiar sus últimos dos semestres de ingeniería industrial que empezó en la Universidad Industrial de Santander y que culminó en el Instituto Politécnico de Grenoble, en Francia, pudo empezar a trabajar en su idea de negocio.

“Me di cuenta que podíamos hacer algo más que crear joyas y es crear marca, que el cliente final pueda saber que es Vekior Joyeros. La idea es posicionar la marca en la cabeza de las personas. Mi padre me ayudó y me dio toda su experiencia y conocimiento para realizar este proyecto. Estoy muy agradecido con él”, mencionó.

Las dificultades, como todo empresario que inicia, no han faltado. La más grande que ha tenido es el capital de trabajo.

“Siempre es complicado al principio cubrir los gastos iniciales de la empresa, pero poco a poco las cosas van mejorando y se van superando esta clase de obstáculos. Lo otro complicado es encontrar el ‘adn’ de la empresa, materializar diseños innovadores y de alta calidad, sin duda es el reto más grande que hemos tenido y que hemos superado hasta el momento”. Hoy Cristian tiene una empresa consolidada, dedicada a la joyería fina de plata ley 925 con rodio y baños en oro. “Tenemos línea de plata con piedras semipreciosas, una línea de oro plata y una línea especial de plata con esmeralda. Tenemos clientes en Bogotá, Medellín, Bucaramanga, Santa Marta, Cartagena y Barranquilla. A nivel de exportaciones tenemos mercado en Estados Unidos, Guatemala y Perú. Pienso que una persona no se debe medir por sus triunfos, sino por las veces que se vuelve a levantar cuando fracasa. Si tienes problemas y te caes, pues te levantas otra vez y lo vuelves a intentar, y así alguna vez lo vas a lograr, pero siempre aprendiendo de los errores cometidos. Aceptar los errores y aprender de ellos conlleva al éxito”, señaló el empresario de 25 años, quien trabaja de la mano de su socio Ariel Albarracín, quien tiene amplia experiencia en el tema de joyería en Bucaramanga.

“Siempre pensé en los negocios”

“Tenemos el respaldo del mejor contenido humano, con una red de más de 200 mujeres, excelentes diseñadoras, operarias altamente calificadas y habilidosas artesanas”, dijo Marta Serrano

“Tenemos el respaldo del mejor contenido humano, con una red de más de 200 mujeres, excelentes diseñadoras, operarias altamente calificadas y habilidosas artesanas”, dijo Marta Serrano.

Marta Serrano de Zarruk es la directora de Mercadeo y Diseño de Creaciones Bordino Ltda. Ella nos habló de la trayectoria de este negocio que nació el 24 de junio de 1980. Surgió como una de las principales compañías en su campo a nivel nacional por medio de exclusivas boutiques y almacenes de lujo, alcanzando el reconocimiento y logrando posicionarse como una de las empresas líderes en el país.

“Gracias a esto se iniciaron exportaciones en 1984 hacia Puerto Rico, Alemania, Inglaterra, Venezuela, España, entre otros destinos en los diferentes continentes. Hoy continuamos creciendo día a día inspirados en nuestra convicción de generar momentos memorables en las vidas de niños y niñas, siendo una compañía privada que ha estado en el negocio de prendas infantiles de alta calidad por más de 30 años dirigida bajo la esencia de una tradición familiar”.

Asisten todos los años a Colombiatex, en Medellín, y participan en los eventos internacionales que Procolombia ofrece como el realizado recientemente en Europa en la Macrorueda de Negocios en Paris y Frankfurt. En Estados Unidos también participan año tras año en la Feria Children´s Club, en New York.

“La gestión empresarial es de largo aliento”

Gustavo Sepúlveda, de La Hormiguita

Gustavo Sepúlveda, de La Hormiguita

Gustavo Sepúlveda Villamizar mantiene la historia empresarial que sus padres iniciaron hace 30 años. Se trata de La Hormiguita, una empresa del sector de prendas de vestir que se orienta en tres segmentos: marcas propias en ropa infantil para niñas, prendas especializadas para el sector empresarial, y desarrollo y ensamble de prendas para terceros. Este ingeniero de sistemas se especializó en finanzas para ponerse al frente de este negocio.

“La dificultad más grande ocurrió cuando se sobrevino la crisis financiera internacional, viéndose afectada en sus negocios de exportación. Se perdieron mercados y competitividad en razón al fortalecimiento del peso”.

A su vez citó factores que afectan el desarrollo y crecimiento: el contrabando tanto de productos como de materias primas, la falta de mano de obra calificada en la parte productiva, la pésima negociación que se hizo del TLC con Estados Unidos y los permanentes cambios en la estructura tributaria del país que siempre terminan afectando a las pymes.

Sin embargo hoy se mantiene en el mercado, por eso puede aconsejar a quienes están por dar sus primeros pasos como comerciantes: “Son muy pocas casos donde los resultados se dan de un momento para otro. La gestión empresarial es de largo aliento, con constancia, disciplina, orden y visión, y con seguridad los resultados van a llegar”, indicó.