Menú de categorías

| Nov 20, 2015 | Tendencias

¿Qué tal un poco de arteterapia?

GENTE DE CABECERA

Quizá sus días sean iguales y le haga falta un poco de color, de música, de baile, o por qué no, de meditación.

Para que su espíritu no le reclame más adelante sería bueno que usted destinara como mínimo 15 minutos al día para darle a su vida un poco de arteterapia.

¿Qué tal empezar por cinco minutos al despertar y cinco minutos al acostarse para meditar? Y por qué no, durante el día, aprovechar para pintar, escribir, bailar o cantar.

Si de inmediato la respuesta que llega a su mente es: “no tengo habilidades artísticas”, “no canto ni en la ducha” o “soy negado para el baile”, deténgase. No necesita ser un habilidoso, solo debe pensar qué le llama la atención, incluso cuáles son sus colores favoritos.

Y siga estas indicaciones de la mano de la experta en arteterapia María José Mafla Paz, quien es coach y psicóloga. “No espere estar mal para querer estar mejor”, indicó Mafla.

Cuadro de vida

“Para gerenciar su propia vida es importante que se responda: ¿quién soy?, ¿cuál o cuáles son mis metas y sueños de vida? o ¿cómo lo voy a lograr?” (plantee fechas específicas).

Plasme las respuestas con dibujos, manualidades, pinturas (realizadas por usted mismo), recortes de revistas, palabras que para usted sean mágicas, frases concretas o una combinación de todas ellas.

Ponga los tres cuadros en el lugar más visible de su habitación. Así cada día, desde que se levante, estará observando su filosofía de vida y acercándose más a sus sueños.

Beneficios del arteterapia

– Mayor y mejor capacidad de expresión.
– Autosanación y liberación.
– Autoconocimiento, al explorar diferentes aspectos de sí mismo que lo potencializan y lo empoderan hacia el cumplimiento
de sus propias metas.
– Aprende a liberarse de temores y paradigmas para aceptarse no solo a sí mismo sino también a las circunstancias ajenas; lo
cual a su vez le permite fluir con la vida en lugar de ir en contra de ella y desgastar su energía en aquello que no puede
cambiar.
– Incrementa su amor propio, al conocerse y por lo tanto, tendrá
mejores relaciones interpersonales.

Ejercicios

A este tipo de ejercicios lo invita la experta María José Mafla Paz:

– ¡A bailar! Desde muchos años atrás, se han definido los innumerables beneficios que trae el baile para la salud física, mental y espiritual del ser humano. Ahora, es tiempo de que lo aplique diariamente. No es necesario entrar a una academia de baile; solo necesita liberar su cuerpo y dejarse llevar por la música que usted escoja. Gócese el momento y hágalo parte de su rutina diaria. Lo puede hacer mientras se baña, arregla su casa, o hace otras actividades. Sáquele mínimo 10 minutos diarios, para liberar hormonas altamente beneficiosas para su salud mental, desbloquear su cuerpo y con ello su espíritu.

– Cantar no es una actividad netamente propia de las personas afinadas. Cante libremente explorando los matices de su voz, sin limitantes. Eso genera contacto con su ser interior y puede expresar todo lo que su espíritu, mente y cuerpo tiene por decir.

– Escoja los colores que más le gusten o le llamen la atención y elija el espacio que va a pintar del tamaño que desee; los materiales dependen de los gustos de cada quien, ya que puede hacerlo con acrílicos, vinilos, colores, crayolas, óleo. El espacio también puede ir desde una pared, un lienzo o una hoja de cartulina. Luego, ponga su música favorita o incluso en silencio (si lo prefiere), empiece a pintar libremente, ya sea con sus manos, pinceles, brochas, espátulas, espumas o cualquier parte de su cuerpo; descubrirá que no importa si logra plasmar una obra de arte o no; pues la obra de arte más importante, ya la está realizando al dejar fluir su cuerpo, sus emociones y su mente, plasmándolo en algo que puede tocar, ver, incluso analizar.

– Escribir es una de las formas más recomendadas para liberar las emociones. Lo importante es saber que la libertad es su mayor aliado. Si desea redactar cada cosa que se le viene a su mente así no tenga coherencia entre sí ¡hágalo! Su espíritu se sentirá liberado y agradecido de poder expresarse sin los parámetros ya establecidos.

– Meditar no es solo aquello que se hace en posición de loto y en profundo silencio o con música suave. Meditar es hablar con usted mismo, analizar lo que hace, lo que le falta por hacer, observar quién es y tener un diálogo con su alma. Dedíquele mínimamente 5 minutos al despertar y otros 5 al acostarse. Si desea mezclar este encuentro interno con técnicas como el yoga, el pilates, entre otras, ¡perfecto! Lo importante es que haga parte de su rutina de vida.