Menú de categorías

| Dic 14, 2018 | Punto de Vista

Huele a Navidad

GENTE DE CABECERA

Nancy Rodríguez Guevara

Editora Gente de Cabecera 

Sí señores, ya se respira Navidad.

Para algunos estas fechas no tienen el mismo significado ni implican el mismo sentimiento que para otros.

Sin embargo, no se convierta en Grinch, ese personaje que odia la navidad, el ruido, la alegría, las luces y todo lo que conlleva estas festividades. No intente robarse eso que motiva a muchos en estas fechas, déjelos disfrutar y viva a su manera sin molestar a nadie.

Para los que gozan con pasión y entusiasmo la Navidad, les cuento que llegaron Las Novenas, los nueve días para rezar una oración, compartir buñuelos y natilla y aprovechar para reunirse con esa familia con la que solo se ve cada año.

Conozco una familia, a la cual envidio, que celebra cada día con todo el fervor que les demanda la fecha y también goza cada día como si fuera el último. No hay día sin parranda, cena, sorpresas y guachafita.

Muchos dirán que esa no es la idea, yo creo que sí. Celebrar en unión familiar, esperar un año para programarse, llegar, disfrutar, organizar y sentir que esa Novena es una razón más para estar juntos, es la idea. Cada familia tiene su día, cada uno de ellos se luce a su manera.

El resultado no puede ser mejor: Muchas risas, mucha unión y amor en abundancia. Para qué más?

Acaso no es ese el objetivo de la Navidad? Que todas las familias se reúnan, disfruten esa unión, se reconcilien, perdonen y refrenden el compromiso de amarse.

Por eso, en estas Novenas ofrezca una oración por los que ama y los que amó, por los que están a su lado y los que ya no están, por los que aún no ha logrado perdonar -pero está en el proceso- y por los que le llenan su vida de amor y alegría.