Menú de categorías

| Abr 16, 2010 | Histórico

La calle 45, una vía de historia y futuro

Para muchos ella resulta ser imperceptible. Los límites de su figura poco cuentan sobre grandes cambios. Pero sus vecinos se han encargado de ser testigos de una evolución de ciudad.

Aunque algunos, aún conservados, esperan a que un día les llegue la modernidad. Entre lo denso, la soledad, lo natural, lo olvidado y lo incierto se encuentra la calle 45, una de las vías más emblemáticas del sector y que en un recorrido de pocos minutos cuenta de la zona historias de vida, de esas que casi nunca nos detenemos a pensar, pero que ayudan a construir el matutino vivir de miles de habitantes que cada día atraviesan por su asfalto y su historia. Desde su comienzo Dentro del sector de Cabecera la calle 45 es la alternativa vial, principalmente para cientos de vecinos que cada día se trasladan hacia el centro de la ciudad. Desde sus estertores sobre el parque Puyana desciende y muestra como sobre ella conserva el único pulmón del sector el Parque Guillermo Sorzano González, más conocido como “San Pío”, que aún se debate entre la tranquilidad y el recurrente olvido.

De las casas que albergaban sus alrededores en otros tiempos, tan sólo quedan un par y que de hogar pasaron a convertirse en establecimientos comerciales, por lo menos así, hasta su principal vía la carrera 33. En su recorrido hasta la carrera 27, la calle 45 muestra el cambio de casonas viejas, que pasaron de albergar a una familia de 5 o 6 personas, para recibir a cientos, tan sólo en menos de la mitad de una cuadra.

Sobre la calle 45 hasta la carrera 27, se cuentan 8 edificios que sobrepasan los 15 pisos. Un restaurante de gran tamaño, bares, sitios de comidas rápidas, empresas, instituciones educativas, funeraria, consultorios y establecimientos comerciales de todo tipo y sin dudarlo generaciones que se han adaptado a su cambio urbanístico.

Pero, en su arquitectura se encuentra también la Iglesia del Sagrado Corazón, más conocida como “San  Pedro”, que le da a este vía el toque de espiritualidad y una arquitectura con destellos de antigüedad. En no muchos metros, esta vía consigna pasado, presente y futuro de la ciudad, pues incluso aún espacio sin construcción como su esquina con la carrera 27 aguardan por el comienzo de una historia urbanística, mientras las pocas casas viejas que allí aún existen, esperan seguramente a convertirse en una ficha más del rompecabezas en el que se envuelve la jungla de cemento.

“El Indígena se levanta imponente en la carrera 36 con calle 45, en el sector de Cabecera, una de las zonas más urbanizadas de Bucaramanga.”

Comentarios

  1. Zoraida de Medina dice:

    COMENTARIO:
    EN LA CARRERA 36 CON CALLES 48 Y 49 CABECERA. NUESTROS QUERIDOS VECINOS JOSE BUENAHORA + Y HERMELINDA LOZA DE BUENAHORA, ROSA DE DIAZ + , REYNALDO ESTÉVEZ + ISABELITA SERRANO DE ESTEVEZ, CRISANTO SERRANO Y MARLENNE DANNER DE SERRANO + , GILBERTO ESTEBAN + Y ERNESTINA ARANGO DE ESTEBAN + ANTONIO MEDINA ALBARRACÍN + Y ZORAIDA ORTÍZ DE MEDINA.DANIEL GARCÍA+ AMINTA CHONA DE GARCÍA+ DR. MAMITZA+ Y SRA. MAMITZA + ROSA DE GRANADOS+ ANTONIO LEGA+ CECILIA NÚÑEZ DE LEGA+
    COMO PUEDEN DARSE CUENTA YA SOMOS POCOS LOS QUE QUEDAMOS, NOSOTROS TENEMOS 45 AÑOS DE VIVIR EN VENEZUELA PERO CONSERVAMOS NUESTRA CASA .