Menú de categorías

| Jul 13, 2012 | ¿Qué pasa?

Encerramiento de andén, tema de discusión en San Pío

El encerramiento del andén se hizo en la calle 46 con carrera 34.

El encerramiento del andén se hizo en la calle 46 con carrera 34. (Fotos Nelson Díaz).

Las opiniones de parte y parte no se hicieron esperar luego del encerramiento de un andén en la calle 46 con carera 34, frente al parque San Pío.

De un lado están algunos residentes quienes reclaman estos espacios como públicos y propios del peatón, especialmente de las personas de la tercera edad que con frecuencia caminan por la zona.

“Además de tener el problema de invasión de vendedores ambulantes en este corredor del parque, que le han quitado espacio al peatón, ahora sí que tenemos menos espacio para caminar, pues se les dio por encerrar este andén. No sabemos si tienen permiso o no, solo creemos que es un abuso. Si era porque se tomaban esto como parqueadero debieron poner unos bolardos y así la gente podía seguir caminando por ahí”, manifestó Jaime Orejarena, vecino del sector.

Pero de otro lado está la administración del establecimiento que funciona en esta esquina.

“Entre los dueños y la administración se decidió encerrarlo porque muchas personas se paraban al lado de consultorios médicos afectando el funcionamiento del centro. Además muchas personas parqueaban allí sus motos como si fuera un parqueadero público. Tengo entendido que se va a hacer un antejardín” explicó un vocero del establecimiento comercial.

Habla un experto

Con esta obra se pretende ampliar el antejardín.

Con esta obra se pretende ampliar el antejardín.

Gente de Cabecera consultó con Antonio José Díaz Ardila, experto en urbanística, quien apoyó ciento por ciento la obra.

“Es absolutamente legal y conveniente si es para que siembren un bonito jardín. Si se hace como se piensa cumple con todos los requisitos pues revive lo que es un antejardín, embellece la zona y deja espacio para el peatón. Esto cumple con la esencia y razón de ser del antejardín que fueron hechos para generar aislamiento entre la ventana de una casa con el andén. Ya es otro cuento si en ese espacio se levanta una tienda o una caseta, pues sería totalmente ilegal”.

El arquitecto destacó el ejemplo de ‘buen ciudadano’ de quien quiso implementar esta obra y al contrario animó a los vecinos del sector a unirse no contra construcciones legales como estas que ambientan y dan más seguridad al sector, sino contra las ventas ambulantes que se tomaron esta calle.

“Es ilógico que justo frente a varias clínicas y centros de salud haya tantas ventas de comida callejera que no cumplen en lo mínimo con los estándares de higiene y salubridad, contra eso sí hay que levantarse, ¿estamos defendiendo lo ilegal para apoyar lo legal?”, añadió.