Menú de categorías

| Jul 19, 2013 | Columnistas

Control de ruido en los barrios

GENTE DE CABECERA

GENTE DE CABECERA

Por: Amelia Borda

Parece que en Bucaramanga y toda el área metropolitana es imposible el control de ruido que afecta en una u otra forma a los habitantes de los diferentes barrios.

A ciencia cierta no se puede determinar quién es el ente regulador encargado de ejercer el control.

Si nos quejamos a la CDMB para la medición de los decibeles permitidos en cada sector contestan que los equipos están sin calibrar y trasladan la queja a la respectiva Alcaldía y ésta a su vez la traslada a la Policía.

No hay autoridad que haga valer los derechos de los ciudadanos ante el desorden y falta de planeación. Aquí se permiten bares y karaokes, y comercio de toda índole en sectores residenciales como lo podemos constatar en las repetidas quejas de las personas afectadas en Cabecera y Cañaveral.

Los barrios Terrazas y La Floresta están siendo afectados todos los días (inclusive los domingos) por vendedores ambulantes de toda clase de productos como pescado, frutas, verduras, huevos, papel higiénico, productos de aseo, etc., que llevan en sus vehículos; muchas veces se encuentran dos vendedores al tiempo gritando, lo cual se vuelve intolerable.

Esta es otra forma de ventas ambulantes que últimamente ha ido aumentando ¿Quién las controla respecto a licencia, higiene o calidad? ¿No es esto una competencia para el comercio organizado y los tenderos?

Otro problema que nos aqueja especialmente al barrio La Floresta es un bar, discoteca y restaurante, los tres en uno solo. Allí el alto volumen de los equipos se repite jueves, viernes, sábados e inclusive el domingo cuando el lunes es festivo.

Aparte de la discoteca, allí se hacen reuniones políticas y toda clase de eventos particulares.

En repetidas ocasiones nos hemos quejado al CAI de Terrazas pero no hemos encontrado apoyo de la Policía.

¿Esta queja también llegará a oídos sordos?