Menú de categorías

| Nov 8, 2013 | ¿Qué pasa?

Concejal denuncia venta de drogas y alcohol en chiquitecas

Suministrada / GENTE DE CABECERA

Suministrada / GENTE DE CABECERA

Con videos y grabaciones de voz, el concejal del partido liberal, Jaime Andrés Beltrán denunció el pasado jueves en el Concejo de Bucaramanga que en varios establecimientos de Cabecera y zonas aledañas se estaría distribuyendo alcohol y drogas a menores de edad.

Según el concejal la situación ya había sido denunciada hace un año pero a la fecha no se ha tomado ningún correctivo por parte de las autoridades.

Justamente el jueves anterior fueron citados varios funcionarios de la Alcaldía para que respondieran por estos casos. Sin embargo, ante la ausencia justificada del secretario de gobierno fue necesario aplazar la sesión para esta semana.

¿Qué encontró?

De todas formas el concejal Beltrán presentó un informe de lo que su equipo de trabajo ha encontrado mediante una investigación de campo en algunos bares de la llamada zona rosa del sector del Chicamocha y de otro negocio registrado bajo el nombre de Matiné, ubicado en pleno corazón de Cabecera.

“Allí –dice el concejal- encontramos esos clubes que llaman chiquitecas y una de nuestras personas habla con los muchachos y ellos le dicen la forma práctica de conseguir la droga ahí o pedirla a domicilio”.

Durante el video presentado ante los concejales se habla de adquirir por 20 mil pesos Cripi (sustancia sicoactiva).

Denunció además que cerca del 80 por ciento de estos negocios no cumple con los parámetros de salubridad y seguridad.

“Hay lugares como Matiné que reciben menores de edad durante toda la tarde, consumen alcohol, consumen drogas y no han sido sancionados”, señaló el concejal.

A esta situación se sumaron varios miembros del Concejo quienes han pedido sanciones para este tipo de establecimientos.

¿Qué pasa?

Sin embargo, otra versión tienen algunas personas encargadas de velar por el cumplimiento de las normas, quienes bajo el anonimato de su identidad han señalado que en muchas ocasiones no se ha podido sancionar este tipo de establecimientos por influencias de los propios concejales o de algunos políticos que abogan por estos negocios.