Menú de categorías

| Sep 19, 2014 | Columnistas

Obras, ¿Qué tanto se beneficia la comunidad?

Por Saúl Angarita Jaimes

El Concejo de Bucaramanga aprobó el Acuerdo Municipal 075 de diciembre 30 de 2010 y en uno de sus apartes dice: “Las obras que se ejecutan por medio del gravamen de valorización deben estar orientadas al interés público; es decir, para la sociedad entera, entendida como un cuerpo social…”.

Se está refiriendo a obras de servicios públicos, de ornato, de amoblamiento urbano, adquisición de bienes inmuebles, estudios, diseños, interventorías, gastos ambientales, gastos jurídicos, gerencias de obras, etc. Se podría pensar que la obras por valorización podrían ser la construcción de museos, construcción de parques, ciclorrutas, vías peatonales, canalizaciones de ríos o quebradas, diques para evitar inundaciones, desecación de lagos y pantanos, obras para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, reforestar y preservar las zonas de reserva natural, entre otras.

El Art. 1 del mismo Acuerdo reza: “Decrétese el cobro por el sistema de la contribución de valorización del ‘Plan Vial Bucaramanga Competitiva’ para el mejoramiento de la movilidad….”.

En el reciente Foro Urbano Mundial realizado en Medellín comentaban que cualquier obra de infraestructura tiene costos muy altos y hay unos límites de los cuales no se pueden pasar.

Pregunto: ¿Unos viaductos diseñados para eliminar intersecciones vehiculares en vías congestionadas mejorarán la movilidad a lo largo de toda la avenida intervenida o simplemente trasladan el trancón a los sitios ubicados aguas abajo y aguas arriba de la obra?

¿Estos viaductos beneficiarán a todos los habitantes de Bucaramanga al propiciar el incremento de vehículos dentro de la meseta para congestionar aún más y traer una mayor contaminación ambiental y acústica?

En este orden de ideas, el problema que se pretende solucionar con viaductos sólo beneficia a los conductores de vehículos del área metropolitana y no va a beneficiar a toda la comunidad de la meseta de Bucaramanga, lo cual contradice el objetivo que se persigue.