Menú de categorías

| Ene 29, 2010 | Gente de Aquí

De las tardes de canasta al baile de salón

Después de cumplir consus agitados viajes de negocios y agendas apretadas en sus oficinas, un grupo de mujeres dejan atrás sus atuendos de ejecutivas para ponerse sus baletas o su fallíny desconectarse de la rutina. Mujeres entre 30 y 70años llegan de lunes a miércolesal gimnasio del Club del Comercio para tomar clasesde danza como método antiestrés. Divertirse, bajar de peso,olvidarse de la rutina diaria ysobre todo aprender todo lo relacionado con bailes de salón y bailes internacionales es ahora una de sus mejores distracciones.
Es así como algunas mujeres han dejado atrás sus tardes de canasta, para disfrutar de 7:00 a 8:00 de la noche de actividades más enérgicas al mejor ritmo caribeño: la salsa o el merengue. algunas prefieren el hip hop y el country. Al final todas se lo gozan. Y suena ‘tanguera’el tango siempre seducirá a cualquier mujer, tanto por sus ritmos sensuales y elegantes como por la complejidad del baile. Es por eso que diego barajas, su instructorde baile desde hace más de un año,viene entregándoles las bases para que como todas unas expertas realicen pasos como el ocho, el gancho o la barrida.
“Ellas sienten un gran interés por estebaile, siempre salen llenas de energía, con ganas de seguir aprendiendo y perfeccionandola técnica. Aunque manifiestan que necesitarían toda la vida para aprender a bailarlo”, dice barajas. Precisamente la danza árabe es otra de sus clases favoritas. Todas llegan con su fallín sobre la cadera para mover su cintura al ritmo de las monedas, vestuario propio de la danza árabe. Hasta el momento ha sido su mejor método de relajación. Lo cierto es que más que salir como expertas en todos los bailes de salón, lo que buscan es disfrutar las ventajas de la ‘bailoterapia’.