Menú de categorías

| Jul 30, 2010 | Histórico

Así se construyó el colegio de La Presentación

Antiguo Colegio de La Presentacion

Antiguo Colegio de La Presentacion

En la memoria de la Hermana Beatriz Álvarez Gómez parece no existir un espacio para el olvido. Bajo el velo que lleva desde el 10 de julio de 1948, cuando recibió votos como religiosa, están intactos los recuerdos no solo de su historial bondadoso y solidario, sino de lo que significa para ella hacer parte de una de las instituciones educativas más prestigiosas del país: el Colegio de la Presentación.Por eso no dudó en hablar con Gente de Cabecera para contarnos cómo se erigió el colegio abanderado por las Hermanas de la Caridad Dominicas de la Presentación de la santísima Virgen. Y no precisamente porque haya dedicado gran parte de su vida a impartir educación y valores en las aulas, sino porque en la actualidad es la única historiadora que tiene la congregación en la ciudad, y quizá la única que pueda hablar sobre la arquitectura que llama la atención dequien pisa el plantel educativo.

 

Colegio de la Presentación en construccion

Colegio de la Presentación en construccion

Así nació

Como es sabido por muchos, las religiosas llegaron en 1898 a Bucaramanga y dieron sus primeros pasos como educadoras en la carrera 37 con calle 18, lo que hoy forma parte del Centro de la ciudad. Pero hacia 1944, pensando en un espacio para ellas, compraron el lote donde hoy está ubicado el colegio sobre la carrera 33 con calle 56. “Allá las hermanas tenían una casita con unas sillas y bancas. Solo la visitaban los domingos para ir a charlar y descansar. lo recuerdo porque estaba joven y me iba con ellas siempre esos días”, expresó la historiadora de 83 años.

Pero el número de alumnas y alumnos iba creciendo y a finales de 1951 e inicios de 1952 se inició la construcción de más salones. “Era un lote y mucho monte a los lados, solo estaba cerca el Club Campestre, que es donde ahora está el Club Unión; en la carrera 27 había pocas casas y solo se alcanzaba a divisar la Iglesia San Pedro”. Dos años más tarde el colegio cede el terreno del Centro, y sin acabar salones, entre la obra negra “y sin más seguridades que el ‘Credo de los Doce Apóstoles”, la comunidad se traslada a su nueva sede, donde permanece hace 56 años.

Recursos
Los inicios de la construcción del Colegio de la Presentación en Bucaramanga

Los inicios de la construcción

“El colegio se levantó financiado por la Provincia, al principio dependíamos de Bogotá, pero ya en 1954 fue esta región la que aportó para que se construyera”, explicó la hermana Beatriz.  Progresando A medida que se pegaba uno y otro ladrillo, la comunidad educativa fue creciendo. Entre algunas de las construcciones aledañas a la principal, están la escuela Nuestra Señora de Lourdes, que tenía solo dos cursos dentro del claustro y que trabajaba de la mano con un hospital, “pero luego, por decreto nacional y educación se debían separar y las alumnas de la escuela pasaron a ser del colegio de La Presentación. Hacia 1958 se edifica la capilla, pero por cuestiones económicas se hace a paso lento, dándola por terminada en 1969.

La construcción de campos deportivos y salones para ‘kinder’ vienen en la década de los 70. Creciendo a la velocidad del mundo moderno, las hermanas crean en 1987 el departamento de audiovisuales, con lo que pretenden mejorar la comunicación interna y externa. Desde 1954, cuando quedó listo el colegio, solo se ha hecho una modificación, en 1990 cuando se amplió la calle 56 y se tuvieron que reconstruir los muros y la entrada principal.

Una de las últimas obras que se levantó fue el coliseo, en los años 90.  quién fue la persona que construyó el colegio de La Presentación no se tienen datos precisos en la historia. Aunque muchos mencionan al arquitecto Ángel María Pradilla, ni la mismísima Hermana Beatriz tiene al dato. Tampoco el hijo del profesional, el también arquitecto Mauricio Pradilla, quien buscando entre los muchos documentos que dejó su padre, no pudo precisar esta información.

Sin embargo, el plano diseñado fue tan perfecto, que las hermanas decidieron usarlo para construir otro colegio en el municipio de Ubaté, Cundinamarca, un par de años más tarde. “Lo cierto es que estos son arcos muy bonitos, que le dan solidez a la edificación, protegen los corredores y adornan el patio principal. Fue y es una obra muy hermosa que se levantó, al tiempo en que las alumnas recibían sus clases entre ladrillos, tablas, muros, tejas y volquetadas de tierra y piedras”, señaló la religiosa, quien en 1964 ocupó la dirección general.

“El patio principal era el escenario en que se hacían unas revistas gimnásticas hermosísimas, que eran en actos de honor a visitas destacadas de la comunidad, que llegaban de Francia”. Este muro se reconstruyó en 1990, cuando se amplió la calle 56. Es la única modificación que se le ha hecho al colegio. Indiscutiblemente, la obra se mantiene intacta de inicios de los 50, solo pintura ha merecido el cuidado de esta edificación.

Arquitectura

Sobre quién fue la persona que construyó el colegio de La Presentación no se tienen datos precisos en la historia. Aunque muchos mencionan al arquitecto Ángel María Pradilla, ni la mismísima Hermana Beatriz tiene al dato. Tampoco el hijo del profesional, el también arquitecto Mauricio Pradilla, quien buscando entre los muchos documentos que dejó su padre, no pudo precisar esta información. Sin embargo, el plano diseñado fue tan perfecto, que las hermanas decidieron usarlo para construir otro colegio en el municipio de Ubaté,  Cundinamarca, un par de años más tarde.

“Lo cierto es que estos son arcos muy bonitos, que le dan solidez a la edificación, protegen los corredores y adornan el patio principal. Fue y es una obra muy hermosa que se levantó, al tiempo en que las alumnas recibían sus clases entre ladrillos, tablas, muros, tejas y volquetadas de tierra y piedras”, señaló la religiosa, quien en 1964 ocupó la dirección general.

“El patio principal era el escenario en que se hacían unas revistas gimnásticas hermosísimas, que eran en actos de honor a visitas destacadas de la comunidad, que llegaban de Francia”.

Comentarios

  1. Andres Cespedes Holguín dice:

    Hna. Beatriz Álvrez Gómez Reciba un cordial saludo estoy buscando la familia por parte de mi mamá, mi abuela estudio en esa institución y su tía fue directora entre los años mas o menos 1940 a 1950 Mi abuela se llamaba Luz Marina Holguín Peralta y su tia relacionada a los apellidos Holguin Pombo o Peralta Caicedo de ante mano mil gracias !!

  2. Como soy la Religiosa que tuve el gusto de ser encuestada, me permito precisar algunos datos:
    1° Las Hermanas llegaron a Bucaramanga, en 1888, no en 1898 y precisamente al Hospital de San Juan de Dios, Parque Romro, junto al cual se abrió inmediatamente una escuelita que dependía de la misma Superiora.
    2° Pasó a otro local cercano, pero en 1891 se separó del Hospital con Superiora propia y la Conunidad de Hermanas educadoras.
    3° Más tarde, al crecer el número de alumnas, pasó a la Calle 37 con carrera 18 (en el artículo está invertida esta dirección)
    4° En 1954 se aceleró la construcción de la 56, porque la casa de la calle 37, donde funcionaba el Colegio pa´só a ser la Casa Provincial puesto que se creó esta Provincia, con >Hermanas que pertenecían a la Provincia de Bogotá y algunas de la Provincia de Medellín.
    En el artículo hay una parte repetida y falta el final. Se comprende.
    Aunque ya ha pasado un tiempo, me permito aclarar esto para los archivos de Vanguardia Liberal, donde se publica Gentes, especial para los habitantes de Cabecera.
    Muchas gracias a Vanguardia y a ls periodistas autores del artículo.

  3. ANONIMO dice:

    LA PRESENTACION SE ZIPAQUIRA ANTES ERA UN HORFANATO

  4. GILBERTO CAMARGO AMOROCHO dice:

    Excelente Trbajao investigativo. Felicitacions Don Fbio y demas periodistas