Menú de categorías

| Jun 17, 2011 | Columnistas

Peatón: un valioso actor

Gilberto Camargo Amorocho. columnista de GENTE

Gilberto Camargo Amorocho

Gran susto me llevé hace poco, al regresar del extranjero, pues esa ‘viajadera’ me sirvió para recuperar confianza al caminar la ciudad.

En ese rato en otros lugares del mundo me entusiasmé con la cultura urbana y me di cuenta que sí es posible practicarla, allí es una obligación.

Me sentí también atravesando una calle que hay garantías para todos los protagonistas que fomentan movilidad. Pero lo más sorprendente es el alto respeto al peatón.

Para los automovilistas es considerado como el ser más apreciado en las vías, siempre y cuando cumpla con los deberes ciudadanos.

No importa la velocidad del auto, si hay un peatón se disminuye la velocidad y se detiene, el conductor con todo un protocolo de calidad de vida le rinde una venia y con las manos, le indica usted es primero.

Está prohibido atravesar las calles a mitad de cuadra, todo el mundo va a las esquinas y oprime su semáforo y por la cebra pasa al otro lado.

No lo podía creer y hasta uno se vuelve así cuando maneja por allá.

Creo que la razón no es que sean países desarrollados, creo que es la voluntad de querer hacer que las actitudes cambien y el ejemplo nace de la misma autoridad que fomenta el respeto por los derechos, la censura social pesa y el sentido común es el facilitador.

Todo comienza porque son asentamientos planificados, siempre pensando en todos. Son ciudades donde la movilidad cuenta con toda una infraestructura, desde peatonales diseñadas haciendo planes de movilidad integrales, donde la simultaneidad de los actores que la generan son parte del producto terminado.

Es el peatón un rubro fundamental en el presupuesto de una obra vial. El susto fue por confiado al atravesar la carrera 33 de Bucaramanga… casi me voy para el hospital.

Por: Gilberto Camargo Amorocho.