Menú de categorías

| Feb 24, 2012 | Columnistas

El sentido de pertenencia

Gilberto Camargo Amorocho

Gilberto Camargo Amorocho

Andar por la carrera 33 o por cualquier calle de Bucaramanga, evaluar su estado y la huella diaria es un reflejo de quienes la habitamos.

Allí en ese rastro está plasmada una cultura, una manera de sentirnos y una forma de convivir.

Los urbanistas hablan que el espacio público es un reflejo de una Administración Municipal, yo le agregaría que lo es también una manifestación de un nuevo ser.

Hemos  perdido en grandes proporciones nuestro sentido de unidad y eso nos hace como individuos moralmente débiles, y como grupo social muy vulnerable.

No se necesita haber hecho un Doctorado en Antropología Cultural o Ciencias Sociales para concluir que somos ciudades con personas aisladas de su entorno natural y humano.

Poco se está haciendo en rediseñar pensum académicos que integren los valores ciudadanos o la ética a su contenido. No existe la formación con visión de ciudadano del futuro, creo que debemos despertar y reclamar para que esos campos tan fundamentales se incluyan en una nueva política educativa.

Es hora de cuestionar un desbordado modelo de desarrollo, que nos está llevando a la perdición total.

El consumismo, la vanidad desbordada, la violencia sin límites y el libertinaje, han producido sus resultados: pragmatismo, cortoplacismo, irresponsabilidad, indiferencia afectiva y mística.

Se olfatea en el ambiente la pérdida de la última muestra de sentido de pertenencia, algo que estaba impregnado en los seres civilizados, no hay tampoco identidad.

Pertenencia significa arraigo y este se define como el término usado cuando se quiere dar cuenta de una fuerte fijación, firme y duradera que una persona mantiene respecto de alguna asunto.

“La sociedad refleja la salud de las grandes instituciones, las cuales reflejan la salud de las familias, las cuales a su vez reflejan la salud de las personas.” (Dr. Roy Jenson).