Menú de categorías

| Jun 15, 2012 | En estas calles

Los Cedros: el disfrute de lo natural

Este es el conjunto cerrado Los Cedros, construido hace cuarenta años. Su parte interior es un gran parque donde confluyen todas las casas. Los garajes quedan en la parte ex-terior.

Este es el conjunto cerrado Los Cedros, construido hace cuarenta años. Su parte interior es un gran parque donde confluyen todas las casas. Los garajes quedan en la parte exterior.

Tal vez ningún otro conjunto en Bucaramanga sea tan particular como este, con una zona interior que huele a vecindad y a naturaleza, con árboles, senderos peatonales, ardillas, faras, micos, toches, arañas y otras especies.

Esa es la esencia del conjunto residencial Los Cedros, construido hace cuarenta años por el arquitecto Andrés Rueda y el paisajista, Alfonso Leyva Jaimes, quienes concibieron un escenario que equilibra de manera armónica el entorno natural con la construcción de vivienda.

Las 29 casas que conforman este sector de la ciudad, son privilegiadas.

Todas se enfocan y comparten un patio general, en la que prima la vegetación sobre el cemento.

Allí no entran carros.

La obra fue realizada por Urbanas que en los años 70 encomendó al arquitecto Rueda su ejecución y quien aplica el concepto de un estudio que se hizo en Londres.

“La idea era tener un barrio suburbano, con amplias zonas verdes”, dice su hija Liliana Rueda Cáceres, arquitecta y maestra de Historia.

Las casas construidas en los alrededores del conjunto que dio origen al nombre del barrio, son diseños con garaje como entrada principal.

Las casas construidas en los alrededores del conjunto que dio origen al nombre del barrio, son diseños con garaje como entrada principal.

Fue el primer conjunto residencial en el cerro de Pan de Azúcar, en predios de don David Puyana que tenía allí su finca La Aurora.

Muchas de las casas conservan su estructura original con teja de barro, 160 metros cuadrados, cuatro dormitorios en la parte superior, sala, comedor, parqueaderos en la parte externa y zona de descanso.

El conjunto dio nombre al barrio

Nadie sabe con certeza por qué se le llamó Cedros, lo cierto es que este conjunto le dio el nombre a todo el barrio que se fue formando a su alrededor y que hoy comprende dos manzanas y otro conjunto cerrado.

Las casas que se fueron levantando en la zona externa fueron después replicadas en otros lugares del área metropolitana, como Cañaveral, donde también fue Urbanas la constructora.

En esta cuadra se instaló la tienda de la familia Gómez Guerrero, quienes llevan allí desde 1972.

En esta cuadra se instaló la tienda de la familia Gómez Guerrero, quienes llevan allí desde 1972.

Son las típicas casas con aislamiento especial, en el que se le da preponderancia al acceso por el garaje, se entra a la zona social, luego a la zona de servicio y en el segundo piso las habitaciones.

Utiliza el tradicional diseño de casas bifamiliares, en las que un solo plano se divide en dos y queda una casa a la izquierda y la otra a la derecha.

En estas se busca mantener el estilo colonial que maneja teja inclinada y dos aguas y se trata de conservar el hall de entrada en relación con el antejardín, que sirve como una especie de lobby.

Además se comparte el acceso del automóvil con el acceso al peatón.

Contrastando con este estilo están las casas del conjunto cerrado Cabecera parque, construido hace 20 años.

Allí también se conjuga la naturaleza aunque más en su parte exterior, desde donde se divisa la ciudad o los cerros orientales.

Este conjunto ha sido hogar de distinguidas familias.

Evocando el pasado

El conjunto residencial Cabecera Parque también hace parte de Cedros. Es una construcción más moderna.

El conjunto residencial Cabecera Parque también hace parte de Cedros. Es una construcción más moderna.

Una de las familias que más tiempo lleva en el barrio Los Cedros es la familia Gómez Guerrero.

Ellos construyeron su casa y después montaron una tienda, que es la única en el sector.

Fernando Gómez Guerrero, señala que el barrio nació en 1970 con la construcción del conjunto cerrado y posteriormente la urbanización de la calle 52 con carrera 50.

Recuerda además la hermandad que había en el barrio, las olimpiadas ‘cedrunas’ que comprendían caminata en pareja, lanzamiento de huevo y de bombas de agua.

También los paseos al Alto de los Padres, que demoraba una hora o los escenarios románticos y de picardías juveniles como la curva del beso.

El silencio y la tranquilidad reinan en este sector de la ciudad, donde el aire es más fresco y la vista es envidiable, aunque desde un comienzo ha tenido problemas con el servicio de transporte.

Familias tradicionales

Una veintena de personas acompañó el recorrido de Gente por el sector de Cedros.

Una veintena de personas acompañó el recorrido de Gente por el sector de Cedros.

Las primeras familias que habitaron el barrio fueron las siguientes:

Tadeo (ítalo-norteamericano), Seczon, Serrano, Ramírez, Sepúlveda, Meyerson, Rivera, Jiménez, Peña, Niño, Mantilla, Martínez, Cornejo, Castillo, López, Gómez, Cepeda, Velandia.

De ellos quedan algunas familias o sus descendientes.

En el conjunto Los Cedros vivieron:

Esguerra, Villabona, Aguilar, Blanco, Urrego, Chávez, Rubio, Páez, Hortensia Ardila (la residente más antigua).

Comentarios

  1. COMPRARIA casa en esa area. Ofertas:

    Hernando Borras
    3120 Wilkinson Ave;3f
    Bronx, NYC.NY.10461.USA .-

  2. Yasmin Omaira Rivero Gómez dice:

    Felicitaciones por el reportaje, la verdad me trajo los mejores recuerdos pues vivi alli durante 28 años (actualmene vivo en Buenos Airs (Argentina). Lástima que los residentes que acompañaron el paseo del reportero no se acordaron de Donato Rivero Uribe quien junto a Omaira Gómez de Rivero vivieron alli durante 30 años siendo siempre un ejemplo de trabajo y valores sacando adelante a su seis hijos hoy profesionales y excelentes padres de familia. De igual manera todos fueron personas a las que apreciamos y respetamos y sin duda esto lo digo en nombre de mi padre que siempre fue un vecino fiel y amigo especialmente de la familia Sepúlveda y Serrano, sin contar con que siempr estuvo a disposición de todo el que lo necesitara, incondicionalmente. Un abrazo para todos los que todavia residen y a los que por diferentes motivos ya no lo están.