Menú de páginas
TwitterRssFacebook
Menú de categorías

| mar 1, 2013 | Nuestra Gente

Embellecen el parque Solón Wilches

Embellecimiento del parque por voluntarios del Comité de Con-vivencia de la Unidad Residencial Torres de Sotomayor.

Embellecimiento del parque por voluntarios del Comité de Convivencia de la Unidad Residencial Torres de Sotomayor. (Suministrada).

Por: Gloria Vásquez de Plata / Periodista del Barrio

La sociedad actual se preocupa por mejorar la tecnología, las comunicaciones y las inversiones. Lamentablemente las prioridades cambiaron y lo primordial se volvió secundario, como el cuidado de la naturaleza y del medio ambiente.

No obstante el Comité de Convivencia de la Unidad residencial Torres de Sotomayor, preocupado por embellecer el parque Solón Wilches, coordinó con el Vicariato para desarrollar jornadas de aseo y estableció contactos con entes del Municipio para el agua, alumbrado público y  mantenimiento.

Con la colaboración (dinero) de particulares y de las administraciones de los edificios aledaños se compraron plantas para los alrededores y se pintaron los árboles.

Además se colocaron avisos recordando a los transeúntes no botar papeles y a los dueños de mascotas recoger los excrementos de los animales, para tener un lugar limpio, aseado y libre de malos olores.

Ha sido Luz Ángela Uribe quien asumió el liderazgo y adoptó el parque cuidándolo como bien propio para conservar la infraestructura, para que la gente dé adecuado manejo a las basuras y tenga un espacio agradable para las familias, los niños y sobre todo pensando en que los abuelitos puedan disfrutar del sol, la compañía y la amistad.

Es necesario que todos colaboremos y decidamos establecer una alianza con el medio ambiente, que nos lleve a usar y tratar la naturaleza responsablemente, a no botar papeles, plásticos y chicles. No esperemos que nadie recoja, pensemos cuál es el legado para las próximas generaciones: una tierra sana, habitable y hermosa.

El cuidado de la naturaleza y del medio ambiente no es cuestión de gustos o aficiones, es  una obligación de todos y una responsabilidad con Dios y nuestros semejantes; el parque es el mejor espejo de la calidad de vida del barrio y del vecindario.