Menú de categorías

| Jun 26, 2015 | Periodista del Barrio

Percance en un Metrolínea

DCIM100SPORT

Yolanda Delgado / Periodista del Barrio

Hace unos días me movilizaba en el bus alimentador AB1 que recorre la ciudad de occidente a oriente, de La Joya a Pan de Azúcar.

Lo tomé en la calle 36, cerca de la iglesia de la Sagrada Familia, a eso de las 5:15 p.m. y cuando iba a empezar a subir por la carrera 38 el conductor se percató de que la caja de cambios estaba averiada. Entonces continúa el trayecto en el primer cambio.

Empieza a llamar para buscar una solución. Hablaba tan duro que todos se reían de él, entonces dijo que “nos iba a dejar tirados”. Continuó lentamente.

Mientras subía a Pan de Azúcar, tan despacio como puede moverse un carro en el primer cambio, todos íbamos muy asustados porque dicho vehículo en cualquier momento se descolgara y devolviera.

Bajó mucha gente allí, pero otros seguimos hacia Terrazas. Ahí sentimos que olía a quemado.

El hombre conducía muy nervioso.

Con toda esta descripción voy a lo siguiente: ¿cuál es el mantenimiento que le hacen a estos buses? ¿Qué capacitación humana le dan a estos señores que se portan, algunos, tan groseros?

Interpuse esta queja ante la empresa Metrolínea y espero que me la hayan tenido en cuenta para prestar un mejor servicio.