Menú de categorías

| Dic 9, 2016 | Columnistas, Editoriales

No a la peatonalización de cuadra picha

GENTE DE CABECERA

GENTE DE CABECERA

Orlando Beltrán Quesada / Secretario JAC de Cabecera del Llano

Esa fue la decisión unánime de todos los residentes y comerciantes que asistieron el pasado martes 6 a una reunión con el subdirector técnico de la Dirección de Tránsito, Fabián Fontecha, el comandante de la Policía de Tránsito, Mayor Abelardo Moreno, el capitán Richard Guzmán, de la MEBUC y un representante del Área Metropolitana de Bucaramanga.

Es de extrañar que José David Cavanzo, Subsecretario del Interior, no hizo presencia a pesar de estar anunciada.

El objetivo de esta reunión era “socializar” (léase informar sobre una decisión ya tomada por la Alcaldía), la idea de peatonalizar ese sector en la temporada comprendida entre el 15 de diciembre y el 3 de enero, los fines de semana en horario de 4:00 p.m. a 4:00 a.m.

Sin embargo, las intervenciones de los presentes, algunas de ellas bastante acaloradas, dejaron ver la gran inconformidad que existe en esta zona neurálgica de nuestro barrio, reconocida por la ciudadanía con tan depreciable nombre, ya invadida los fines de semana por gente de todas las clases sociales, pero en buena cantidad por personas de otros barrios, con ánimo de parranda y de acceder al licor y la droga que allí se expenden prácticamente a la vista de todos, acompañadas por las ventas de comida callejera.

Un rechazo rotundo a la idea de la administración municipal de hacer un nuevo experimento en esta época navideña, que colmaría el sector de personas que incrementarían los ruidos, los escándalos y las riñas, que ya son cosa permanente en estas dos cuadras sin que haya un control efectivo de las autoridades municipales.

Queda, eso sí, la puerta abierta para pensar en una peatonalización el año entrante, buscando que con una estructura muy bien diseñada, y con la participación consensuada de habitantes y gobierno municipal, se logre convertir este problemático sector en La Calle de las Flores, como quieren numerosos comerciantes, idea que nuestra JAC aplaude y acompaña.

Las condiciones actuales de “Cuadra Picha” dan miedo a algunos residentes obligados a transitar a altas horas de la noche por allí.

Muy plausible pensar que se cambien por otras bien diferentes, al estilo de numerosas alamedas peatonalizadas en ciudades importantes del orbe, donde se respira tranquilidad, seguridad, relax, en medio de la compostura, la fina atención, la cordialidad y el don de gentes en almacenes, cafés, restaurantes, cinemas y otros sitios para la recreación artística y cultural.

A pesar de que el subdirector de la DTB reconoció la ligereza cometida en la creación de las zonas azules, ahí están las molestias y perjuicios económicos ocasionados a vecinos y comerciantes.

La propuesta de nuestra JAC, compartida por todos, es no acabarlas sino más bien reglamentar su uso y darlas en concesión a una ONG con objetivo social y de reconocida transparencia moral, con tarifas diferenciales que no compitan con los parqueaderos del sector, así como establecer puntos de estacionamiento temporal para los vehículos de cargue y descargue de abastecimientos para los comerciantes y residentes.

El querer de la comunidad debe respetarse. Los buenos gobernantes son aquellos que dialogan y aceptan que sus relaciones con la comunidad no pueden ser de imposición, sino de concertación a partir de las vivencias, sentir y deseos de sus gobernados.