Menú de categorías

| Nov 16, 2018 | Nuestra Gente, Portada

Soñemos, una fundación con calidad humana

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Fundación Soñemos es una entidad sin ánimo de lucro, cuyo objetivo principal es ofrecer apoyo integral y permanente a niños, niñas y jóvenes que padecen enfermedades oncológicas que provienen de diferentes regiones del país, y que se encuentren recibiendo tratamiento en los distintos centros médicos en Bucaramanga.

Este proyecto nació de la idea de cuatro mujeres, quienes impulsadas por sus experiencias personales relacionadas con la lucha contra el cáncer, decidieron crear un espacio que les permitiera ayudar a los más pequeños y sus familias a afrontar lo difícil de esta patología.

El primer caso es el de Laura Bonilla, quien hace cerca de cuatro años vivió una gran prueba de vida al enterarse que su hijo Santiago Lesmes Bonilla, de 11 años para ese entonces, padecía de un extraño tipo de cáncer que afectaba su sistema óseo, entre otros órganos.

Una batalla de la que lograron salir victoriosos y que inspiró a Santiago a querer ayudar a aquellos niños que como él tienen que sufrir la cruda enfermedad del cáncer.

“Tuvimos que viajar varias veces a Bogotá a raíz de los tratamientos médicos que Santiago debía cumplir allá por su complejidad. En una de esas oportunidades, mientras afrontábamos una dura situación en uno de los albergues, él en medio de su nobleza me manifestó que cuando fuera grande le gustaría crear un albergue solo para niños con cáncer.

“En ese momento no le di validez a esas palabras, pero después de que Dios me lo regalara sano y salvo, el recuerdo de ese momento me impulsó a trabajar por este proyecto”, comentó Laura Bonilla.

De “Soñemos” también hace parte Andrea Bayona, una mujer que a través de su trabajo en la Fundación quiere rendir un homenaje a Juan Manuel Moreno Bayona, su pequeño angelito de tres años que no logró salir victorioso de su lucha contra la leucemia, un tipo de cáncer en la sangre.

“Yo le prometí a Juanito que seguiría trabajando por los niños que como él padecen esta patología. Ese es mi mayor motor, poder llevar el legado de mi hijo a otras familias que como la nuestra nos enfrentamos a todos los obstáculos que una situación como esta nos pone en el camino”, señaló Andrea.

Una promesa que además se solidariza con las dificultades que enfrentan docenas de madres que tienen que viajar con sus hijos desde otros municipios o ciudades hasta Bucaramanga, para poder acceder al tratamiento de sus hijos.

“Es realmente triste vivir de cerca el duro proceso que atraviesan las demás mamitas que tienen que venir de otros lugares del departamento para acceder a sus tratamientos. Contribuir con esa situación es una de las motivaciones que me impulsan a trabajar en este proyecto”, agregó Bayona.

La tercera “soñadora” de este proyecto es Clara Vidal, una mujer que ha vivido y conocido de cerca esta enfermedad por la experiencia junto a su mamá, quien padeció de cáncer de matriz pero que en la actualidad se encuentra sana.

“La experiencia que viví junto a mi madre y conocer cada uno de los testimonios de vida de las otras dos soñadoras en este duro camino, así como el de seres maravillosos que me hanrobado el corazón, ha hecho que este gran sueño colectivo se convierta en mi proyecto de vida”, comentó Vidal.

La última integrante de este gran sueño es Kelly Barajas, una mujer, que de acuerdo con sus amigas, “tiene un corazón más grande que ella”.

Una soñadora, quien a través de su trabajo como docente ha podido conocer de cerca la enfermedad del cáncer.

“Me enamoré del trabajo con los niños desde el primer día y eso es lo que me motiva a entregar todo mi corazón en este hermoso sueño”.

Un equipo de trabajo que se complementa con la labor desinteresada de Mónica Brito y Laura Lizcano, dos voluntarias que con su carisma, alegría, dedicación y gran corazón, logra motivar y hacer feliz a estos pequeñitos.

Mediante la ciclorruta, se busca recaudar fondos para la construcción del albergue “Casa de Santi”, con el fin de ofrecer diversos servicios a familiares y pacientes.

Los alcances

Han sido varios meses de trabajo en los que estas mujeres han logrado sacar su iniciativa adelante, periodo en el que han podido impactar a más de 200 niños de los centros oncológicos de La Clínica San Luis, el Hospital Universitario de Santander, HUS, la Foscal, y el Hospital Internacional de Colombia, HIC.

“Actualmente tenemos 240 niños con cáncer activos en Santander, quienes nos acompañan en nuestros días por medio de actividades lúdicas, recreativas, sociales en diferentes eventos de la ciudad”, explicaron las creadoras de la Fundación, quienes esperan poder realizar una serie de actividades en la que sería la primera casa albergue para niños con cáncer en Santander.

“La idea es poder llegar a realizar estas actividades en la Casita-Albergue que esperamos disfrutar a más tardar el próximo año”, agregaron.

Por eso hacen una invitación a todas las personas para que se vinculen a este sueño a través de la compra de bonos solidarios, donaciones y apadrinamiento de un niño.

“La Fundación Soñemos es de puertas abiertas para todo aquel que quiera entrar a acompañar a estos niños a través de diferentes eventos sociales, deportivos y culturales en la región”, puntualizaron las fundadoras.

1000 ciclistas por un Sueño

La creación de la Primer Casa-albergue es uno de los proyectos bandera de la fundación, la cual tendrá instalaciones adecuadas, dignas y especialmente dotadas para garantizar el bienestar de pacientes, cuidadores y así contribuir en gran manera a mitigar las diferentes problemáticas que desencadena dicho diagnóstico en el ámbito económico, social y familiar.

Se ofrecerá a los niños acompañamiento psicosocial permanente en diferentes áreas, a manos de profesionales que cuentan con una amplia experiencia en esta población en condición de vulnerabilidad.

Y con el fin de consolidar este sueño, la fundación tiene programado para el próximo 25 de noviembre un evento denominado 1000 ciclistas por un Sueño, el cual convoca a los ciclistas profesionales y aficionados de Bucaramanga y el área metropolitana a participar en una ciclorruta por Floridablanca. A todas las personas que quieran conocer más a Soñemos, pueden consultar las redes sociales: Facebook: fundacionsoñemos, Instagram: @fundacionsonemos.

Los interesados pueden obtener más información en los teléfonos: 317672029, 3213440686, 3185764543, 3115649295. Se entregarán más de 150 premios.

Las inscripciones se recibirán hasta el 21 de noviembre. El recorrido partirá desde la estación de servicio Tiger, pasará por La Hormiga, seguirá por Patio de Brujas hasta Acapulco, retomará La Hormiga y llegará al parque de Floridablanca.