Menú de categorías

| Mar 1, 2019 | En estas calles, Histórico, Portada

Neomundo: De parque interactivo a Centro de Convenciones

Por: Edward Grimaldos Gómez

Así se verá la obra final que integra la primera y segunda fases en una sola edificación.- Suministrada / GENTE DE CABECERA

El Centro de Convenciones Neomundo se consolida como el escenario de eventos nacionales e internacionales más importante de esta región del país.

Sin embargo, esta edificación ubicada en la comuna 16 de Bucaramanga y que está a punto de ser entregada, no siempre fue un complejo de salones sociales en el que se convirtió hoy. Por el contrario, su fin estaba un poco alejado al que tiene en la actualidad.

Por eso es que aquellos que aún recuerdan los orígenes del famoso Parque Interactivo, deben devolverse alrededor de 20 años en el tiempo cuando iniciaría su construcción.

Parte de la historia

Crear el tercer Parque Interactivo de Colombia después de Maloka en Bogotá y del Museo Interactivo de EPM, era el objetivo, o al menos ese era proyecto que impulsaba la Administración de Luis Fernando Cote Peña, quien gobernó desde el 1998 al 2000.

La idea nació en 1997 en la cabeza de Alfonso Maldonado, quien era en ese entonces profesor de la Universidad Industrial de Santander y Coordinador de la Comisión Regional de Ciencia y Tecnología del Centro-Oriente y fue presentada ante Colciencias y el Departamento Nacional de Planeación.

Así se veía el sector aledaño al barrio Portón del Tejar en 2003 cuando iniciaban las obras del Parque Interactivo Neomundo. – Tomada del Facebook: Fotos de Bucaramanga (Antiguas, Modernas, Actuales) /GENTE DE CABECERA

Todo ese camino le dio forma a la Corporación Parque Interactivo de Ciencia y Tecnología de Bucaramanga, que en más de 6000 metros cuadrados albergaría además del centro interactivo, un salón de convenciones, un pabellón del petróleo y el gas y una terraza para eventos.

“Ese predio era propiedad de Marval. Pero la Alcaldía de Cote Peña lo canjeó con uno ubicado en Real de Minas para construir ahí un Centro de Tecnología. Yo hice parte de ese proyecto”, comentó el arquitecto Antonio Díaz Ardila.

La construcción inició en el año 2000 y durante 2001 estuvo frenada por cuenta de las quejas de los deportistas, quienes argumentaban que el proyecto estaba causando inconvenientes en la pista de calentamiento contigua a una de las entradas al parque, y solo se reanudó hasta el año 2002, bajo la administración de Iván Moreno Rojas.

Según lo reportaron los medios de comunicación en esa época, las entidades que aportaron a la financiación fueron de carácter público, privado y de economía mixta. Entre ellas figuraban la Alcaldía de Bucaramanga, el Instituto Municipal de Cultura, la Empresa de Aseo de Bucaramanga, la UIS, la Unab, Telebucaramanga, el Acueducto y el antiguo Vivero, entre otras.

Finalmente la primera etapa de este proyecto, correspondiente a la planta de Telecomunicaciones, se inauguró en el año 2003, pero sin estar al servicio de la ciudadanía por falta de algunas obras complementarias.

Fue por eso que hasta el año 2006 se puso en funcionamiento, luego de que se terminaran de hacer todas las adecuaciones necesarias, finalizando con una inversión que superó los $16 mil millones en esa época.

Tragedia en apertura de Neomundo

La apertura del Parque Interactivo de Ciencia y Tecnología en 2006 quedó marcada en la memoria de los bumangueses por un trágico suceso que ocurrió durante el evento.

Se trató del accidente que sufrió Jairo León Patiño, un reportero gráfico, quien según recordaron algunos asistentes al evento, murió tras recibir un fuerte el golpe al caer del tercer piso de la edificación cuando intentaba tomar una fotografía.

De acuerdo con el diario Vanguardia Liberal, el reportero cayó por un orificio que no estaba terminado, tras no respetar los protocolos de seguridad mientras intentaba captar el mejor ángulo para una de sus fotos.

La decadencia

Diferentes módulos de tecnología, telecomunicaciones, petróleo y gas, hacían parte del antiguo Parque Interactivo Neomundo. Archivo / GENTE DE CABECERA

Durante algunos años este centro tecnológico estuvo a disposición de los santandereanos. Sin embargo, según coinciden algunas personas, los malos manejos y la falta de inversión llevaron a la decadencia total de aquella edificación, motivo por el cual en 2013 se decidió cambiar su razón social.

“Desafortunadamente las obras nunca terminaron por completo. Este centro funcionó a medias porque nunca recibió los recursos suficientes para poder mantener un espacio como este que requería de inversión constante”, comentó el arquitecto Díaz Ardila.

$82

mil millones fue la inversión total que se hizo para la adecuación de la primera fase y la construcción de la segunda etapa de Neomundo.

Nueva razón social

Después de un periodo de inactividad, en 2012 durante el periodo de gobierno del alcalde Luis Francisco Bohórquez se consiguió la reforma estatutaria que legitimó la conformación de la ‘Corporación Centro de Convenciones, Ciencia, Tecnología, Innovación y Cultura de Bucaramanga Neomundo’.

Desde ese momento entraría en funcionamiento el centro de convenciones, ajustando los escenarios existentes como lo eran el auditorio y el salón de eventos.

Dos años más tarde Valentina Mantilla asumiría la gerencia del nuevo Neomundo, casi a la par de la asignación de los recursos para la construcción de la segunda fase que complementaría el complejo de eventos de Bucaramanga.

No obstante, las obras no empezarían sino hasta casi un año después con una inversión inicial de cerca de $66 mil millones de pesos, con recursos de la Gobernación de Santander, la Alcaldía de Bucaramanga, Fondo Nacional de Turismo, Fontur, que se dividieron en la construcción de la segunda fase y de la adecuación de la fase uno, correspondiente a la estructura existente.

Obras que inicialmente serían entregadas en 2018, pero que fueron postergadas por demoras, pero que según información oficial estarían listas para antes de finalizar el próximo mes de mayo, concluyendo con una inversión final de más de $82 mil millones.

El Centro de Convenciones Neomundo busca consolidar a Bucaramanga como una potencia del turismo de negocios en la región nororiental del país.

Proyección  internacional

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A pesar de que las obras del nuevo centro de convenciones no están listas aún, este escenario ha estado a disposición de diferentes tipos de eventos del ámbito local y nacional.

Sin embargo, la entrega total de esta edificación permitirá la proyección internacional de Bucaramanga como escenario ideal para el desarrollo de eventos de todo tipo.

En ese sentido, la gerente de Neomundo destacó el avance las obras y aseguró que una vez terminen, la ciudad recibirá empresarios de varios sectores económicos que potencializarán el turismo de negocios en la ciudad.

“La importancia de este lugar radica en los eventos que se podrán desarrollar aquí, convirtiendo a Bucaramanga como un lugar ideal para el turismo de negocios, hecho que beneficiará notablemente la economía de la región y por ende a todos los santandereanos. Para este año ya tenemos casi asegurado grandes eventos que seguro impulsarán nuestra ciudad”, agregó Valentina Mantilla.

Buscan mantener el legado

En conversación con la revista Gente de Cabecera, la actual gerente del Centro de Convenciones Neomundo, Valentina Mantilla, aseguró que desde su propuesta estratégica buscan mantener el legado con el que nació este recinto.

“Sabemos qué fue Neomundo para la ciudad y lo que significa para la gente. Por eso le estamos apostando a la generación de eventos que impulsen el desarrollo tecnológico, la innovación y la ciencia, con el fin de mantener esa razón con la que se construyó”, comentó Mantilla.

Por eso, dentro de su red de alianzas destaca los convenios alcanzados con varias organizaciones entre esas el Sena, en la que periódicamente utilizan el centro de eventos como plataforma para su desarrollo.