Menú de categorías

| Nov 1, 2019 | En estas calles, Portada

No recoger las heces de las mascotas: un problema de salud pública

Miguel Vergel / GENTE DE CABECERA

La falta de cultura ciudadana en los barrios de la comuna 12 de Bucaramanga se evidencia a diario cuando al caminar por zonas comunes se encuentra con las heces de las mascotas, que, tal vez por pereza no se disponen adecuadamente.

Así lo denuncian constantemente residentes de barrios como Cabecera, Terrazas, Pan de Azúcar y La Floresta, por mencionar algunos, quienes aseguran sentirse cansados de tener que ‘esquivar’ el excremento al caminar por zonas comunes.

Lea también: Heces de mascotas, un problema de salud pública

Aunque existe un artículo del Código de Policía que sanciona este comportamiento, las personas aseguran que los amos no aprenden y siguen dejando los desechos justo donde su mascota las hace.

“No son todas las personas, pero si somos conscientes que acá en La Floresta existe mucha incultura ciudadana. Uno termina ensuciándose los zapatos por esta causa y a pesar del Código de Policía la situación se registra”, comentó Yesid Gómez, residente de la Floresta.

Otra situación que aqueja a la comunidad, es la de aquellos que aunque recogen los excrementos en una bolsa plástica, la abandonan junto a los troncos de los árboles en parques de la ciudad.

La entidad responsable de sancionar estos comportamientos es la Policía Nacional a través del código Nacional de Policía y Convivencia, cuando la persona sea captada infraganti o cuando exista una prueba de la falta contra el dueño de la mascota. - Miguel Vergel / GENTE DE CABECERA

La entidad responsable de sancionar estos comportamientos es la Policía Nacional a través del código Nacional de Policía y Convivencia, cuando la persona sea captada infraganti o cuando exista una prueba de la falta contra el dueño de la mascota. – Miguel Vergel / GENTE DE CABECERA

“No se sabe qué es más desagradable, si el hecho de dejarla tirada en el suelo o recogerla y dejarla abandonada en las ramas o troncos de los árboles u otros osados que las tiran por las alcantarillas. Creo que la gente debería ser consciente y llevarla a su hogar y depositarla en un lugar adecuado”, agregó otro ciudadano inconforme.

Este problema va más allá de la inconformidad y de la molestia que puede ser ensuciarse los zapatos o ver sucias las zonas comunes como calles y andenes. Pues según los expertos este comportamiento también puede repercutir en la salud.

$110.000

aproximadamente deberá pagar la persona que no recoja los excrementos de los animales o los deje abandonados después de recogidos, en espacio público o en áreas comunes.

¿Por qué se debe recoger?

De acuerdo con la información suministrada por la Ingeniera ambiental y de Saneamiento de la Empresa Pública de Alcantarillado de Santander, Empas, Carolina Pedraza, “desde el punto de vista ambiental cuando nuestras mascotas hacen sus necesidades en vías públicas, deben ser recogidas en bolsas de plástico biodegradables o bolsas de papel para evitar un mayor grado de contaminación en los recursos naturales y a su vez que su transporte sea fácil hasta nuestro domicilio o una cesta de basura pública (la ley 746 de 2002 prohíbe dejar deposiciones fecales de caninos en vías públicas y parques)”.

Vea además: Recoger los excrementos de las mascotas, un deber de los dueños

Comentó que “las soluciones planteadas ante esta problemática van más allá de reglamentaciones y comparendos ambientales, es simplemente el compromiso ambiental y de salubridad de los propietarios y/o paseadores con el entorno, lo que conlleva a disponer adecuadamente en cestas de basura las excretas de los animalitos que tienen derecho a estar en espacios abiertos sin dejar a un lado el compromiso que adquirimos con los recursos naturales”.

Las heces deben recogerse en bolsas biodegradables y entregarse a la empresa recolectora de aseo o en las canecas especiales para tal fin. - Banco de Imágenes / GENTE DE CABECERA

Las heces deben recogerse en bolsas biodegradables y entregarse a la empresa recolectora de aseo o en las canecas especiales para tal fin. – Banco de Imágenes / GENTE DE CABECERA

La profesional explicó que las excretas de animales se deben disponer de una manera separada de la otra basura, pero en virtud de que en Colombia aunque existe normatividad para este tema no se cuenta con los recursos físicos ni estructurales para poder realizarla, se puede disponer en la basura normal (residuos sólidos domiciliarios) en nuestras viviendas, cestas públicas y casetas de basura en conjuntos, siempre y cuando hayan sido recogidas en bolsas de plástico biodegradables o bolsas de papel para evitar un mayor grado de contaminación como proliferación de vectores, olores ofensivos y crecimiento bacterial de la basura.

Asimismo aseguró que además de generar mal olor, dejar las heces en la calles genera a futuro proliferación bacterial, ya que en su proceso de descomposición natural, producen bacterias y parásitos como E. coli, Giardia y Salmonella, que ponen en riesgo la salud pública, las cuales por acciones naturales de las lluvias pueden ser arrastradas a los sumideros y posteriormente a los sistemas pluviales de alcantarillado y por último llegar a fuentes hídricas”.

¿Qué causan los excrementos en la salud?

De acuerdo con expertos, existen etudios que han demostrado que el hecho de no recoger los excrementos de las mascotas pueden generar problemas de salud tanto para las personas como para los mismos animales.

Esto debido a que, cuando por algún motivo entran en contacto con una persona o niño, podría causar enfermedades graves como “la zoonosis, y ellos también se verán afectados con infecciones gastrointestinales, fiebre, inapetencia, anemia (pues los parásitos se alimentan de sangre) y dependiendo del parásito se genera daño en cerebro y retina”, explicó Laura Sánchez, médica veterinaria.

Mientras que en las mismas mascotas, el excremento puede generar parásitos y enfermedades intestinales. Del mismo modo, se debe velar por que los gatos tengan un lugar adecuado para su disposición final, pues pueden ser portadores de enfermedades graves como la toxoplasmosis, que también afecta a los humanos.

“Si una persona entra en contacto con las heces de un gato que sea portador de toxoplasma, podría adquirir una toxoplasmosis, una enfermedad zoonótica que se transmite del animal al del hombre y en este caso ocasiona daños neurológicos y de visión en las personas”, explicó Sánchez.

Además se debe tener en cuenta que los excrementos se secan y generan esporas que viajan por el aire, llegando a las personas, aguas o fuentes hídricas y alimentos.

¿Qué se hace desde la Alcaldía?

A través de la Secretaría de Salud y Ambiente de Bucaramanga y el Centro de Zoonosis, se realizan capacitaciones a la ciudadanía sobre la tenencia responsable de las mascotas, dentro de las que se incluye la correcta disposición de las heces.

“Nuestro trabajo es netamente preventivo, allí informamos porqué es importante recoger las heces de los animales y lo que establece la norma, que en este caso es que el dueño debe hacer entrega de los excrementos ante su empresa de aseo”, explicó Dayro Múñoz, director del Centro de Zoonosis de Bucaramanga.

Aunque se conoce el caso de otras ciudades del área metropolitana en donde se ha estudiado la posibilidad de instalar canecas especiales para la disposición de estos desechos en lugares públicos, en Bucaramanga esta opción aún no se ha contemplado.

Sin embargo, según confirmó el Subsecretario de Ambiente, Henry Sarmiento, las personas pueden hacer uso de los nuevos puntos límpios instalados en algunas zonas de la ciudad, depositando las heces fecales de mascotas en bolsas biodegradables, en la sección de color “negro” que corresponde a los “No aprovechables”.