Menú de categorías

| Ene 22, 2010 | Salud

Volver al trabajo: evite dolores de cabeza

Volver al trabajo después del tiempo de vacaciones puede significar para muchos un verdadero problema que representa una serie de sentimientos negativos. Los días previos, las personas pueden llegar a sentir desde depresión por volver a alguna situación que no es la que se quiere o por lo menos no es la ideal, pasando por la frustración, ansiedad por cosas que no se van a resolver, estrés previo por las cosas a las que se tendrá que enfrentar, llegando incluso a miedos o fobias a algo que no se puede manejar.
Esto no es tan grave si se detectan a tiempo y se saben manejar, pues según Ana Juliana Becerra, psicóloga especializada en familia, “todos estos sentimientos son manejables a través de actividades positivas”.
Gente de Cabecera le muestra qué puede hacer para evitar estos sentimientos o superarlos.
Cómo prepararse
Los sentimientos negativos suelen aparecer porque después de un año todas las personas comienzan un proceso de evaluación de lo que se hizo y lo que no. Por eso, seguros de haber recargado baterías, utilice la energía acumulada para establecer propósitos nuevos, generar cambios y lograr un ambiente más sano.
• Intente hacer las cosas de una manera diferente a como las venía haciendo.
• Haga la diferencia en sus relaciones en caso de roces o discusiones. Cambie incluso su manera de hablar y de referirse a los demás.
• Afronte toda situación y nunca deje las cosas como están solo por cansancio.
• Obtenga información sobre actividades extralaborales como el  deporte para no quedarse inmerso solo en el ambiente de trabajo.
• Establezca su ritmo entre trabajo, familia y otros aspectos agradables. El trabajo: con aspectos positivos Para salir de estos estados de ánimo también recuerde que el trabajo tiene muchos aspectos positivos para toda persona. Uno de estos son los ingresos que permitirá disfrutar de otras vacaciones.
Los posibles ascensos y los cambios que producen. El reencuentro con los amigos y el conocer gente nueva son aspectos que también deben animar a la persona.
Si ya ingresó a trabajar: anímese
Si usted ya se encuentra en aquellos primeros días de trabajo que le roban hasta el sueño y no alcanzó a prepararse, no se deje enredar por la dinámica negativa. Por ejemplo haga una revisión de sus vacaciones y de lo bien que la pasó. No se quede pensando que es solo una añoranza y que no la va a repetir. Luego mire los aspectos positivos por repetir y los que se pueden mejorar para hacer una mejor planeación. Para salir de las dinámicas negativas haga un pare si es necesario y busque situaciones relajantes. Para tener en cuenta
• Lo ideal para evitar estos cambios es que las vacaciones sean totalmente opuestas a la rutina laboral.
• Es decir, lograr que en medio de ese descanso haya un equilibrio entre familia, salud, descanso y trabajo.
• “De esta manera las vacaciones se convierten en una transición para recargar energías y no como una especie de oasis en el desierto. Y en general llevar una vida más saludable y equilibrada” afirma Ana Juliana.