Menú de categorías

| Ene 28, 2011 | Punto de Vista

Más prensa que soluciones reales

Fabio Eduardo Peña, Editor GENTE

Fabio Eduardo Peña, Editor GENTE

El caso de las ventas informales no es exclusivo de Bucaramanga, ni de Colombia, es una situación que se vive en muchos países del mundo.

Sin embargo, lo que sucede en nuestra ciudad sí marca una diferencia con el resto del mundo. Aquí es la ciudad donde más mandatarios, funcionarios y proyectos de papel han pasado, sin una solución real y efectiva.

El tema de las ventas ambulantes es aprovechado por políticos inescrupulosos que buscan en ellos una herramienta para ganar votos.

Pintan soluciones a diestra y siniestra, sin más interés que sacar ventaja política. Por eso, engatusan a los vendedores y a los mismos ciudadanos para al final quedar en lo mismo: cientos de ventas callejeras invadiendo el espacio público y luchando por un sustento.

Repasando ediciones antiguas de Vanguardia Liberal hemos encontrado que desde hace más de quince años se viene hablando de que ahora sí el caso de los ambulantes de Cabecera va a tener fin y que las calles volverán a ser de los transeúntes. Sin embargo, han sido soluciones de uno o dos días que solo sirven para la foto en los periódicos y para sacar pecho.

Cabecera y sus alrededores ha tenido soluciones parciales, como paños de agua tibia, respuestas superficiales a un problema que requiere más fondo y que no ha tenido quién le ponga la atención y el dinero que se requiere.

Entramos al último año de la actual administración y el tema de los ambulantes sigue ahí, con algunas buenas intenciones y una que otra gestión, pero sin una solución radical.

Ojalá el actual secretario Fernando Serrano tenga el respaldo para encontrar la solución y no se quede su esfuerzo en otra buena intención.