Menú de páginas
TwitterRssFacebook
Menú de categorías

| dic 21, 2012 | Nuestra Gente

Tomás y Yovelis culturizan con sus artesanías

Tomás Martínez y Yovelis Araujo aplican en su negocio sus conocimientos en culturas indígenas de la Costa Caribe Colombiana.

Tomás Martínez y Yovelis Araujo aplican en su negocio sus conocimientos en culturas indígenas de la Costa Caribe Colombiana. (Fotos Javier Gutiérrez).

Una particular historia de amor dejó además de una oportunidad de negocio, un nicho cultural alrededor de la cultura Wayuú.

Tomás Martínez y su compañera sentimental Yovelis Araujo Torres decidieron sacarle jugo a las influencias familiares que llevan con la tierra costeña y montar una tienda típica de productos hechos a mano por los indígenas del Caribe colombiano.

Era la idea precisa teniendo en cuenta que ella es nieta de una indígena Wayuú y quien vio en Bucaramanga la oportunidad de dar a conocer las artesanías y demás manualidades que en esta comunidad se transmiten de generación en generación.

“No se trata solo de vender, también de culturizar. Mucha gente no sabe las diferencias entre artesanías hechas por un Wayuú, un Arhuaco o un Zenú”, mencionó.

Tomás, quien es ingeniero industrial egresado de la UIS se ha empapado del tema para continuar con su perfil comercial y comparte esto desde su blog http://ventamochilaswayuu.blogspot.com/ 

“Los indígenas Wayuú son de La Guajira y hacen bolsos y mantas, los Arhuacos están asentados en la Sierra Nevada de Santa Marta y hacen mochilas en lana de ovejas las cuales no se sacrifican, solo se les corta la lana para hacer las artesanías. Y también están los Zenúes que están en Córdoba y Sucre que elaboran en cañaflecha, una especie de palma con la que elaboran manillas, collares y sombreros vueltiaos”, explicó Tomás.

Otras de las enseñanzas que aplican con su clientela es darles a conocer las diferencias entre un sombrero vieltiao costoso y barato.

“Hay sombreros de 15, 17, 19, 21 vueltas, mientras más vueltas tenga más cuesta. Existen hasta fórmulas matemática para hacerlos perfectos. Hay también otros de 25 vueltas que llegan a costar hasta 3 millones de pesos por su suavidad parecida a un pañuelo. Qué bueno que la gente conozca esto porque muchas personas venden unos de 17 vueltas como de 19 o 21, engañando al cliente”, concluyó sobre el artículo insignia de un costeño.

Para tener en cuenta

En el Artículo 1 de la Ley 908 de 2004 el Congreso de la República de Colombia declaró Símbolo Cultural de la Nación el sombrero vueltiao. Así se le rinde homenaje a la cultura Zenú asentada en los departamentos de Córdoba y Sucre.