Menú de categorías

| Oct 3, 2014 | ¿Qué pasa?

Caso de robo alerta al comercio de Cabecera

La pareja quedó registrada en estas imágenes de una constructora de Cañaveral, a donde llegaron luego de haber cometido robos en Cabecera (las dos personas de la derecha). - Suministrada / GENTE DE CABECERA

La pareja quedó registrada en estas imágenes de una constructora de Cañaveral, a donde llegaron luego de haber cometido robos en Cabecera (las dos personas de la derecha). – Suministrada / GENTE DE CABECERA

“Que yo sepa ya van más de 10 casos de robo en Cabecera cometidos por una pareja”, dijo un comerciante del sector ante la nueva ola de atracos a establecimientos.

Según el denunciante, la pareja es la misma que hace poco quedó grabada en las cámaras de seguridad de un hotel del centro Bucaramanga y de donde se llevaron cinco televisores.

“A mi local entraron como clientes a preguntar por computadores. La muchacha con acento medio paisa entretuvo a las personas que atienden mientras él rápidamente se llevó una tableta, un iphone y un portátil que estaban en el escritorio. Tenían apariencia de gente de bien, decentes”, dijo el afectado sobre el hecho que ocurrió hacia las 4 p. m. en un día entre semana.

La pareja llegó en un Mazda 6, blanco, de placas terminadas en 087 y según el denunciante al día siguiente robaron un centro de estética de la carrera 37 con calle 41.

“Luego supimos que hicieron lo mismo en Cañaveral, en una constructora donde también quedaron grabados en las cámaras de seguridad cuando se echaban un celular al bolsillo. El problema es que a la gente le da miedo denunciar, llamar a las autoridades para contarles lo sucedido y hacerlo público en los medios. Sabemos que la Sijin los capturó pero los volvieron a dejar en libertad porque dizque no había una denuncia formal contra ellos, con nombres y todo, pero yo ahora tengo esos datos, ya formulé oficialmente la denuncia y espero que los capturen pronto porque lo que se llevaron de mi local asciende a los $10 millones”, aseguró el hombre quien espera que con la publicación en esta revista más víctimas se animen a denunciar.