Menú de categorías

| Ago 31, 2018 | Tendencias

Educación y responsabilidad en el uso de las TICs

Banco de Imágenes / GENTE dE CABECERA

Banco de Imágenes / GENTE dE CABECERA

Con la evolución tecnológica, los medios de comunicación han impactado notoriamente en el desarrollo de las familias y por tanto en los procesos de formación humana.

Es por esto por lo que las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) se han convertido en algo habitual en la cotidianidad de las personas, haciendo parte de la vida de los menores desde temprana edad.

Por un lado, de manera controlada aportan información y entretenimiento, mientras que si no se le da el uso adecuado podrían generar dificultades tras su uso excesivo, provocando alteraciones en el núcleo familiar.

Los adultos deben enseñarles a sus hijos a aprovechar las posibilidades y beneficios que ofrecen las nuevas tecnologías, para que los niños hagan buen uso de ellas. - Banco de Imágenes/GENTE DE CABECERA

Los adultos deben enseñarles a sus hijos a aprovechar las posibilidades y beneficios que ofrecen las nuevas tecnologías, para que los niños hagan buen uso de ellas. – Banco de Imágenes/GENTE DE CABECERA

Es por esa razón que el psicólogo Cristian Capacho Sandoval recomienda a los padres estar alerta ante la posibilidad de que aparezcan comportamientos adictivos que puedan perjudicar el desarrollo personal y socil de los niños.

“En el hogar, como en la escuela, es necesario generar procesos educativos en torno al uso adecuado de estos sistemas, de manera que se aprovechen sus posibilidades pero que no interfieran en la vida cotidiana.

“Esto teniendo en cuenta que el cerebro de un menor cuenta con una enorme plasticidad neuronal, es decir, funciona como una esponja, absorbiendo todo lo que ve o escucha a su alrededor y apropiándolo a su repertorio de comportamientos habituales”, explicó el Capacho Sandoval.

El psicólogo entrega una serie de recomendaciones a los padres de familia para evitar los malos usos de los dispositivos electrónicos más comunes a los que los niños tienen acceso, y sacar su mayor provecho.

La Televisión

Aunque la televisión es una de las formas de entretenimiento más habitual en los niños, debe evitarse que pasen mucho tiempo junto a este dispositivo, pues puede llegar a limitar la comunicación entre los miembros de la familia.

La televisión bien utilizada puede servir para: vencer la timidez, aumentar la autoestima, potenciar la imaginación, aprender a ser creativo, satisfacer necesidades afectivas, aprender a compartir, desarrollar la atención selectiva (visual y auditiva) o aprender a concentrarse. Y su función psicosocial facilita la interacción comunicativa.

No hay que prohibir ver la televisión, pero sí seleccionar bien la programación, las horas que van a pasar frente al televisor y mejor si están acompañados de adultos. Hay que enseñarles a tener una actitud crítica frente a los contenidos de los programas.

El Internet

Un computador o celular conectado internet, pese a ofrecer una gran cantidad de ventajas, se convierte en una fuente de inseguridad en las familias debido a que los menores se acercan a estos dispositivos a edades cada vez más tempranas y pueden acceder a la red sin una supervisión y asesoramiento adecuados.

Lo anterior puede llevarlos a navegar en páginas para adultos o ponerse en contacto con personas desconocidas que pueden tener malas intenciones.

Para evitar que el internet se convierta en un problema, se aconseja seguir las siguientes recomendaciones.: Instalar sistemas de protección infantil, fijar horarios y momentos de uso, monitorear las actividades que los menores han realizado; para el caso del computador, ubicarlo en un lugar de uso común y lo más importante educar e informar a los hijos acerca de su correcta utilización.