Menú de categorías

| Ene 23, 2015 | Nuestra Gente

Miguel escribe el ‘diario de un taxista’

El joven Miguel Alcalá Serrano lleva varios años escribiendo, sin embargo solo hasta el 2014 escogió las historias de vida de taxistas como eje central de sus narraciones. - Tatiana Celis / GENTE DE CABERA

El joven Miguel Alcalá Serrano lleva varios años escribiendo, sin embargo solo hasta el 2014 escogió las historias de vida de taxistas como eje central de sus narraciones. – Tatiana Celis / GENTE DE CABERA

Miguel Alcalá Serrano supo desde pequeño que lo suyo era escribir. Mientras estuvo en el colegio lo hizo y ahora que es estudiante de Comunicación Social encontró una razón suficiente para dejar su legado: un compendio de aquellas historias que solo los taxistas tienen la oportunidad de escuchar y vivir en carne propia.

Su sueño es publicar un libro y mientras lo hace le da vida a su página web en la que cada 15 días o un mes publica un relato de alguna experiencia narrada por un taxista.

La idea de crear el ‘Diario de un taxista’ nació entre sus tareas de estudiante universitario y lo tomó tan en serio que decidió seguir escribiendo como iniciativa propia.

Esta es la página en Facebook en la que también publica sus historias. - Tomada de Internet / GENTE DE CABECERA

Esta es la página en Facebook en la que también publica sus historias. – Tomada de Internet / GENTE DE CABECERA

Hasta ahora ha escrito 32 relatos largos y algunos breves, de los cuales ha publicado 24.

Al principio pensaba en subir a la red una historia diaria pero se dio cuenta de que la respuesta de sus lectores no fue como lo esperaba, así que optó por hacerlo cada dos semanas.

“Los taxistas son la mejor fuente para encontrar historias de vida. Ellos son expertos escuchando a sus clientes quienes a diario se suben contando sus problemas conyugales, con los hijos, en el trabajo, sentimentales…”, dijo el joven de 21 años y estudiante de la Universitaria de Investigación y Desarrollo, UDI.

Su primera historia fue escrita en febrero de 2014 y surgió mientras trabajaba de noche en una discoteca.

“Iba en el taxi hacia la casa y ya tenía el proyecto en mente. Le conté al conductor lo que quería hacer y me dijo que tenía muchas y que si deseaba me contaba una que le sucedió a él. Ese primer relato fue sobre infidelidad. Él, el taxista, se enamoró de su suegra, de 45 años. Tuvieron una relación a espaldas de su mujer, una joven de 20 años. Al final ella se enteró de todo porque llegó a casa y los encontró ‘en pleno’. La suegra quedó embarazada, se fue de la ciudad y la esposa decidió no perdonarle esta infidelidad. En conclusión, él terminó solo. Me pareció interesante plasmarla y lo hice”, añadió Miguel.

Como esta son muchas las historias que ha podido narrar.

“Muchos taxistas han coincidido en que recogen jovencitas que dicen que no tienen dinero para pagar la carrera, que pagan ‘en especie’. También son varios los que han experimentado situaciones paranormales, como el común caso de recoger a una mujer bonita que le dice que pase al día siguiente a recogerla en la dirección donde se bajó y al hacerlo se encuentran con que ella murió hace varios años (o se suicidó). Algunos dicen que su silla trasera es en varias ocasiones un sillón en el que las parejas no pueden contener las ganas de expresarse su amor. Otros cuentan historias de clientes que son prestigiosos profesionales, casados, con hijos y que reciben por el pago de sus trabajos a chicas muy bonitas quienes les satisfacen sus deseos sexuales. Hubo un taxista que me contó su historia de vida al tener Sida”, contó.

Estas anécdotas han alimentado la vida de Miguel, quien junto a sus padres y hermanos comparte muchos momentos de su juventud, sin embargo es en la casa de su abuela donde encuentra el silencio y la inspiración para sentarse frente al teclado, escribir las narraciones y ponerles ese toque personal con el que ha logrado la acogida de muchos lectores.

Dato

En la página http://rosazuliteraria. weebly.com/ se pueden encontrar las historias escritas por Miguel Alcalá Serrano.