Menú de categorías

| Sep 20, 2019 | Nuestra Gente, Portada

¿Ya desayunó?: Amigos que alimentan los sueños y el alma

¿Ya desayunó? está conformado por jóvenes de entre 25 y 30 años, de diferentes profesiones. La mayoría de voluntarios son estudiantes universitarios. -Suministrada / GENTE DE CABECERA

Por: Edward Grimaldos Gómez

Este sábado 21 de septiembre se celebra en Colombia el Día del Amor y la Amistad, una fecha para celebrar el amor en pareja, así como el poder que puede crear una verdadera amistad.

Es por este motivo que la revista Gente de Cabecera rinde en esta ocasión un homenaje a una bella causa social que nació de un grupo de amigos, y que en la actualidad sigue creando lazos de amistad a través del bello propósito de ayudar a quien más lo necesita.

Lea también: Buscan hospedaje para voluntarios extranjeros

Se trata de la fundación ¿Ya desayunó? que cumple cerca de tres años entregando cada domingo una sonrisa mientras le provee el primer alimento del día a más de 200 habitantes de calle.

Una iniciativa de amigos

Hace más de tres años atrás, Juan José Santamaría, Lauren Kalli y Dayanna Durán, tres compañeros y amigos del Colegio San Pedro Claver de Bucaramanga, decidieron salir a las calles cerca a su colegio, a entregar tamales todos los domingos, a las personas que más lo necesitaban.

A esta iniciativa le llamaron “El tamalito del Amor”. Sin embargo, esta labor causó molestia entre los vecinos, porque según ellos aumentaba el número de habitantes de calle en la zona, de manera que la labor tuvo que suspenderse.

Le puede interesar: Kiwanis San Miguel, una apuesta para transformar comunidades

Sin embargo, un año más tarde junto a un grupo de amigos inquietos por la labor social, Juan José retomó la idea, y en ese momento se conformó ¿Ya desayunó?

Cada domingo más de 250 personas entre niños, habitantes de calle, recicladores, entre otros, reciben los desayunos que durante la semana los integrantes de “¿Ya desayunó?” consiguen a través de la gestión ante diferentes entidades. -Suministrada / GENTE DE CABECERA

“Yo me enteré de esta iniciativa por un amigo y me uní en el 2016, cuando se conformó como tal ¿Ya desayunó? El grupo inicial estaba conformado por Juan José Santamaría, Edmundo Arias, Randolf Angarita, Lauren Kalli, Dayanna Durán, Julián Mantilla y yo Andrea Barrera”, comentó la directora actual de la iniciativa.

Así trabajaron por un tiempo, con la ayuda de los voluntarios que semana a semana se unían a esta causa. Sin embargo, con el tiempo el grupo original empezó a cambiar y en la actualidad son Freddy Aguillón, Bibiana Ariza, Christian Barragán y Luis Tapias, quienes junto a Andrea continúan llevando una sonrisa a cientos de personas.

“Es muy difícil mantener esta iniciativa por el trabajo que se requiere, por el día que entregamos las ayudas, entre otros factores. Pero a pesar que el grupo inicial de líderes ha cambiado, la amistad con la mayoría de los integrantes del grupo original se mantiene y siempre están pendientes de ver cómo pueden colaborar, así sea con la cosa más sencilla”, agregó Andrea Barrera.

270

desayunos en promedio entregan cada domingo los líderes y voluntarios de ¿Ya desayunó?

Además de la entrega de los alimentos, la tarea de la fundación es regalarle a la comunidad un rato de compañía y esparcimiento a través de actividades lúdicas. -Suministrada / GENTE DE CABECERA

Se tejen nuevas amistades

Una de las cosas que más llena de emoción a quienes participan de ¿Ya desayunó? es el hecho de que día a día se encuentran con personas de diferentes profesiones y edades, pero con el mismo deseo de ayudar, hecho que facilita la creación de nuevas amistades en torno a un mismo fin.

Vea además: Soñemos, una fundación con calidad humana

“Con esta iniciativa conocemos mucha gente. De hecho puedo decir que mi mejor amiga es una persona que conocí gracias a ¿Ya desayunó? y tenemos un grupo de cuatro personas con los que conformamos una amistad increíble gracias a este trabajo”, señaló Andrea Barrera.

Del mismo modo, es un espacio en el muchos grupos de amigos encuentran el escenario perfecto para desarrollar actividades en pro de los demás de forma común.

“Muchos grupos de amigos que comparten el deseo de ayudar se unen como voluntarios para colaborarnos en esta labor. Así que también vemos con mucha alegría que este espacio también fortalece lazos de amistad existentes”.

Lo gratificante de ayudar

Este era el grupo inicial de ¿Ya Desayunó. – Suministrada / GENTE DE CABECERA

Este grupo de amigos sabe que no es fácil mantener esta iniciativa, por la falta de apoyo de entidades gubernamentales o grandes organizaciones privadas. No obstante, saben que su mayor impulso es ver los resultados que logran con el tiempo y la dedicación, generando pequeños cambios en la sociedad.

“Lo que nos impulsa a seguir es poder ver la alegría de los niños, saber que tal vez podemos contribuir a que tengan una oportunidad diferente. Ver que hemos logrado que dos personas dejaron la calle gracias a este trabajo, y aunque suene poco es muy gratificante. Eso es la mejor retribución a esta labor”, comentaron los integrantes de la Fundación.

Puede leer: Mujeres líderes que trabajan por su comunidad

A pesar de eso, también reconocen que en ocasiones algunas actitudes los desaniman.

“A veces la gente no comprende cosas que se nos salen de las manos y se comportan groseros, arman desorden y es complejo tratar de tenerlos contentos a todos”.

Si desea apoyar esta causa puede comunicarse al celular 315 6161668 o escribirles a través de sus cuentas en Facebook e Instagram @YaDesayuno.

Así es su labor

Suministrada / GENTE DE CABECERA

Cada domingo cerca de 50 jóvenes, entre universitarios y profesionales, se encuentran desde muy temprano a trabajar por su principal objetivo: “dignificar la vida del habitante de calle, desplazados, recicladores y demás personas que carecen de oportunidades y luchan por sobrevivir”, según cuenta Andrea Barrera, una de las líderes del colectivo.

Su principal actividad consiste en repartir desayunos, que consiguen a través de donaciones. Iniciaron la campaña en junio de 2016 y actualmente logran entregar entre 200 y 270 desayunos cada domingo.

“Nuestro propósito al realizar esta actividad es que estas personas no se sientan discriminadas y se den cuenta que aún la sociedad los reconoce, valora y los tiene en cuenta. Nuestra intención es que ellos puedan creer en ellos mismos y así empezar de nuevo o mejorar su vida”.

La maratónica tarea empieza en el parque Turbay a las 7:30 a.m. en donde se reunen los voluntarios, a quienes se les explica cómo es la dinámica logística de la entrega.

Hacia las 8.00 a.m. se dirigen a la carrera 14 con calle 29, en donde hacen la entrega. La prioridad son los niños, las personas discapacitadas y adultos mayores. Finalmente se le entrega a los demás hombres y mujeres.

Una actividad en la que por más de una hora se dedican a hablar con aquellos que quieren ser escuchados, a jugar con los niños, todo con el fin de sacarlos un poco de lo que para ellos es su triste realidad.

El poder de la unión

Gracias al trabajo de todas las personas que trabajan semanalmente en ¿Ya desayunó? lograron conformar oficialmente esta iniciativa como una Fundación, hecho que les permitirá recibir más ayudas y poder impactar más comunidades.

Por eso, desde ya continúan trabajando por crecer y llegar a más personas con su labor. “La idea a mediano plazo es poder tener un lugar físico en el que podamos contar con la posibilidad de ofrecerle a las personas más que sólo una comida y un acompañamiento social integral”, agregó la directora de la Fundación.