Menú de categorías

| Oct 30, 2009 | Gente de Aquí

El amor sí es para toda la vida

Cristóbal Steffens Vergara y Ana Emma Páez creen que pueden ser un ejemplo para las nuevas generaciones. Y no es para menos, no por aguante sino por enamoramiento real: llevan casi 62 años juntos. En enero celebrarán su aniversario. Este será otro momento para recordar todo ese tiempo de unión, que les ha servido para compartir y afianzar su amor. Cristóbal es barranquillero y Ana Emma es de Ramiriquí, lo que de entrada pone a más de uno a pensar cómo es la convivencia entre un costeño y una boyacense.

Otra diferencia, no muy grande, está en la edad. Él tiene 87 años y ella 92. Su lucidez es magnífica. Por eso recuerdan con mucha claridad que se conocieron en 1946. Cristóbal estaba radicado en la capital desde el 44 cuando inició sus estudios de ingeniería civil en la Universidad Nacional, lo que lo obligaba a vivir en residencias estudiantiles. Fue en una de ellas donde conoció a Emma, porque era familiar de su casera. Le impactó, especialmente por sus ojos. Emma recuerda que le causó mucha curiosidad ese hombre, bastante apuesto y bien arreglado, que se paró a observarla cuando la vio subir las escaleras. Luego de varios meses se volvieron a ver, cuando él regresó de sus vacaciones y se encontró con que  ella se había alojado en una habitación contigua a la suya.Cristóbal dijo que desde ese momento “mi corazoncito no latió sino para ella”, latidos que han perdurado en el tiempo y que en verdad serán hasta que la muerte los separe. Se casaron a escondidas en 1948, cuando todavía sus familias los consideraban muy jóvenes para asumir el papel de esposos. Desde entonces han tratado de llevar su matrimonio siguiendo cuatro aspectos que para ellos son la clave para perdurar: la comprensión, el amor, el respeto y la tolerancia. “Nunca dejé de quererla, mi esposa siempre fue y es lo primero. El amor siempre subsistió. Siempre la respeté. Ella por su parte me entendía y me comprendía y tácitamente me excusaba cualquier cosa que pudiera hacer”, dijo Cristóbal.

Ambos coinciden en que todavía están de novios. Si salen juntos a la calle camina de la mano y las personas se quedan mirándolos o les dicen que son una muy bonita pareja. Emma aseguró que Cristóbal es detallista. Como sabe que a ella le gustan las golosinas le lleva dulcecitos siempre que puede.

Ella todavía vive tan pendiente de él como hace 62 años y lo espera mirando desde la ventana, para que cuando él llegue sea a la primera persona que vea. Aunque ella dice ser brava, no es ningún problema. Cristóbal es muy tranquilo, lo que hace que no se enfrasquen en peleas, sino que sepan convivir. Además, para ellos la tolerancia y el respeto llevan también a saber perdonar y enfrentar las situaciones con madurez.

Esta pareja residente de Cabecera cree que puede dar un mensaje de vida y de convivencia. A su edad han sido testigos de muchos hechos históricos, pero también de la dificultad que representa para muchos llevar un matrimonio de tantos años. Por eso comparten con la gente su experiencia, seguros de que a alguien le llegará la idea de que un matrimonio sobrevive tanto tiempo si se aviva el amor y las personas se saben llevar.

Comentarios

  1. FELICITACIONES Y BENDICIONES A ESE FELIZ MATRIMONIO Y QUE DIOS LES DÉ MUCHOS AÑOS MAS DE VIDA Y FELICIDAD.YO TAMBIÉN TUVE UN FELIZ MATRIMONIO DE 55 AÑOS HASTA QUE MI ESPOSO FALLECIÓ. HOY VIVO DE SUS LINDOS RECUERDOS.Y COMPARTO CON MIS DOS LINDOS HIJOS QUE ME DIÓ.TAMBIÉN FUÉ MI PRIMER AMOR A LOS 14 AÑOS CUANDO ÉL ETUDIABA INGENIERÍA. OJALÁ QUE TODOS LOS MATRIMONIOS SIGUIERAN NUESTRO EJEMPLO CON MUCHO AMOR,COMPRENSIÓN,TOLERANCIA Y RESPETO.