Menú de categorías

| Abr 8, 2011 | Punto de Vista

Metrolinea vs. Tránsito=Desgobierno

Fabio Eduardo Peña, Editor GENTE

Fabio Eduardo Peña, Editor GENTE

“Desorden, desgobierno, falta de gobierno”, eso significa la palabra desgobierno, según la Real Academia de la Lengua Española, y fue justamente lo que quedó demostrado esta semana cuando dos entidades se enfrentaron por la decisión de dar paso por el carril exclusivo de Metrolinea.

El lunes, pasadas las 2:30 p.m., dos agentes de tránsito ubicados en la autopista decidieron darle paso a los vehículos particulares por el carril por donde circulan los buses de Metrolínea.

En ese instante la autopista se descongestionó un poco. Sin embargo, metros adelante, cuando los autos debieron hacer el pare por el semáforo de la calle 56, fueron alcanzados por el articulado que debió esperar a que los autos despejaran la vía para seguir.

Al día siguiente los representantes de Tránsito y de Metrolínea expusieron sus puntos de vista. Mientras uno dijo que podía utilizar el carril de Metrolínea cuando lo considerara necesario, el otro se apegó a un acuerdo que señala que este espacio es sólo para el sistema integrado de transporte.

Lo que dejó este encontronazo fue perplejidad entre la comunidad que no sabe quién manda en la ciudad.

Se hacen obras con una intención y terminan utilizándose de otra, mientras los funcionarios defienden lo suyo.

Metrolínea se hizo para hacer más fluido el tránsito del transporte masivo. Que se haya hecho a destiempo y que no se haya programado como debería ser, en una ciudad sin vías, es otro cuento; pero si se van a meter vehículos por el sistema entonces ¿para qué invertir 450 mil millones en una obra que no va a cumplir su propósito?

Al paso que vamos y si no se construye rápido una vía alterna, la autopista va a volver a quedar para uso mixto, es decir, que se botó la plata.

Se hubieran dado cuenta a tiempo de que la ciudad no podía soportar el sistema y no se hubiera gastado ese dineral.