Menú de categorías

| Nov 18, 2011 | Salud, Tendencias

Cómo detectar y prevenir accidentes cerebro vasculares

Hay una tendencia a que hombres presenten un mayor número de enfermedades cerebro vascular. A medida que la población envejece el riesgo es igual tanto en hombres como en mujeres.

Hay una tendencia a que hombres presenten un mayor número de enfermedades cerebro vascular. A medida que la población envejece el riesgo es igual tanto en hombres como en mujeres.

La enfermedad cerebro vascular se define como una pérdida súbita de la función neurológica que ocurre en una zona por interrupción del flujo sanguíneo y se divide en dos cuadros el isquémico y hemorrágico.

Es isquémico cuando un vaso sanguíneo se tapa  lo que se le conoce como trombosis. En el hemorrágico se rompe en la arteria y se forma un hematoma en el cerebro que puede suceder en cualquier parte del cerebro.

Un accidente cerebro vascular hemorrágico es probable que resulte con una discapacidad más severa. El 40 por ciento de los pacientes puede fallecer y quienes sobreviven puede quedar dependientes, es decir, no puede desplazarse por sí solos, no controlan esfínteres y alguien debe alimentarlos.

Existen dos tipos de enfermedades cerebrovasculares una de ellas es la trombosis que sucede en la arteria directamente y la embolia enfermedad isquémica que se origina por un coágulo localizado en el corazón. Tales cardiopatías aumentan el riesgo de presentar enfermedad cerebral. “Se debe identificar si una persona es candidato a padecer de un accidente cerebrovascular y se puede llevar a cabo los requerimientos para tratar de eliminar el coágulo de obstrucción que produce el daño neurológico”, explica el neurólogo Iván Mauricio Peña.

Entre los factores de riesgo se encuentra la obesidad y tienen predisposición las personas que presentan presión arterial alta, diabetes, problemas de colesterol y una enfermedad cardiaca.

La enfermedad de Chagas trasmitida por la picadura de pito también incide en el padecimiento de enfermedades cerebro vascular.

 “La discapacidad depende de la extensión del infarto y puede ser que el paciente tenga dificultades para manipular objetos, de motricidad o necesiten asistencia permanente”, señala la neuróloga, Adriana Martínez.

Según el neurólogo de la Fundación Cardiovascular de Colombia, Iván Mauricio Peña se recomienda estar atentos con algunos de los síntomas que  pueden poner en riesgo a una persona y en caso de presentarse un evento acudir al servicio de urgencias.

Tratamiento

Las terapias para la recuperación de pacientes que se manejan son físicas, de lenguaje y ocupacionales.
Las terapias para la recuperación de pacientes que se manejan son físicas, de lenguaje y ocupacionales.

El tratamiento agudo consiste en disolver el coágulo en las primeras 4 horas y media a través de medicamentos o un catéter, procedimiento conocido como trombolisis para recuperar el sistema nervioso. “Consiste en aplicar una droga directo en la vena obstruida que permite disolver el coágulo para recuperación neurológica con el flujo sanguíneo”. Un 50% de los pacientes que tienen trombosis puede quedar con una discapacidad permanente y con déficit funcional. La recuperación tarda entre seis meses a un año. “El principal problema que tenemos en neurología en enfermedad cerebro vascular es que los pacientes no tienen un sentido de urgencia de la enfermedad, observan que hay un problema neurológico y esperan un día o dos días a que el paciente mejore solo. La enfermedad cerebrovascular es una urgencia neurológica y se debe tratar con el mismo sentido de urgencia que un infarto al corazón”, asegura.

Síntomas

* Pérdida súbita de la fuerza en un brazo, pierna o lado completo del cuerpo.

* Alteración del leguaje: incapacidad para hablar o entender lo que dicen.

* Perdida súbita de la visión.

* Falta de coordinación en un lado del cuerpo.

* Insensibilidad.

* Inmovilidad

* Dolor de cabeza.

Recomendaciones:

* Disminuir el consumo de grasas.

* Realizar actividad física

* Estar atentos a cualquiera de los síntomas

* Asistir a urgencias al presentarse un accidente cerebro vascular.

* Acudir a un lugar donde se cuenta con escanografía y pueda ser evaluado por un especialista en el campo.

Cuidado con los ataques transitorios

Los cuadros transitorios tienen la misma característica de una trombosis y se trata cuando la persona pierde el lenguaje, la fuerza en el brazo o una pierna y se caracterizan porque mejoran en pocos minutos. Cuando suceden estos ataques son indicios de que se puede presentar un problema cerebro vascular. “Las estadísticas señalan que al mes siguiente del evento de riesgo cerebro vascular un ataque isquémico transitorio un 15 o 20 por ciento de las personas que lo padecen tienen alto riesgo incluso hasta pasados 90 días del Ataque Isquémico Transitorio (AIT), dice la neuróloga, Adriana Martínez.

Cifra

15 a 20 pacientes al mes con enfermedades cerebro vascular se atiende un promedio en la Fundación Cardiovascular de Colombia (FVC) según datos dados por los especialistas.