Menú de categorías

| Abr 13, 2012 | En estas calles

El barro se apodera de una calle de Lagos del Cacique

Esta es la entrada a la carrera 51, por la calle 71, en Lagos del Cacique.

Esta es la entrada a la carrera 51, por la calle 71, en Lagos del Cacique.

La situación es cada vez más preocupante para los residentes de la carrera 51 entre calles 71 y 74 de Lagos del Cacique.

Con recibos del impuesto predial, de la ESSA y la Emab, una familia de esta zona se decidió a reclamar y hacer público el calvario que tienen que pasar para llegar a sus viviendas en esta temporada en la que el invierno empieza a tocar a Santander.

Además de tener una calle sin pavimentada en una zona exclusiva de la ciudad, quienes tienen las entradas principales a sus viviendas por esta carrera ya no saben qué hacer para evitar el barro y no llevarlo a sus hogares.

“Un día que tuve pico y placa le dije a un amigo que me trajera y cuando me dejó en la puerta de la casa me dijo que no volvía, que el barrial era espantoso y que no quería dañar su carrito por meterse a esta vía. Y ni qué decir de las motos que corren también peligro porque se deslizan fácilmente por el lodo. Esto no es justo, vivir así, pagando impuestos y servicios en una zona tan costosa y con una calle así”, manifestó  Luz Amparo Luna.

El temor persiste en esta temporada invernal, por eso piden a la Alcaldía que dentro de su Plan de Ordenamiento Territorial vigile esta zona, pues siendo estrato 6, no se explican cómo existe una vía en este estado.

16

Casas hay en esta cuadra

Muchos taxistas dejan a los pasajeros en las esquinas de las calles 71 y 74 porque prefieren no entrar a la calle.

Muchos taxistas dejan a los pasajeros en las esquinas de las calles 71 y 74 porque prefieren no entrar a la calle.

Casi todos los aproximadamente 200 metros de la carrera 51 están repletos de barro.

Casi todos los aproximadamente 200 metros de la carrera 51 están repletos de barro.

Con las facturas de servicios públicos y de impuesto predial, los residentes demuestran el estrato en el que viven y las condiciones pésimas de sus vías.

Con las facturas de servicios públicos y de impuesto predial, los residentes demuestran el estrato en el que viven y las condiciones pésimas de sus vías.