Menú de categorías

| Oct 12, 2012 | Histórico

Magisterio IV, 40 años vividos en familia

El edificio Magisterio IV está ubicado en la calle 40 # 27 – 56 Mejoras Públicas.

El edificio Magisterio IV está ubicado en la calle 40 # 27 – 56 Mejoras Públicas. (Fotos Javier Gutiérrez).

Compartir en familia, esa es la frase común que resume para los habitantes del edificio Magisterio IV el haber crecido en este espacio.

Este año, en medio de varias actividades, los habitantes los 48 apartamentos que lo componen celebran por lo alto los 40 años de creación de este ‘centro familiar’, del edificio que los vio crecer.

A la cabeza de esto está Marta Cecilia Santos Camacho, presidente de la junta del edificio, quien también es de las primeras moradoras.

“Estoy aquí desde el 15 de agosto de 1972, lo recuerdo perfectamente porque fuimos de los primeros en llegar, claro que llegué con mis papás y mis hermanos e hicimos el trasteo por las escaleras al piso 11, porque no había ascensores todavía”, dijo Marta.

Sin lugar a dudas todos coinciden en decir que don Antonio Jáuregui fue el primero en llegar. Detrás de él llegaron Enrique Santos, Marina Barrera de Galvis y Martha de López, quienes aún pasan sus días en el edificio.

No se puede dejar por fuera tampoco a la señorita Betulia González, quien hace pocos días cumplió 90 años y es la más antigua de estar allí.

“Cada semana una familia se pasaba mientras se instalaban los ascensores o mientras estaban en prueba estos…”.

La tarjeta de invitación de la inauguración del edificio, en 1972.

La tarjeta de invitación de la inauguración del edificio, en 1972. (Foto suministrada)

Hoy, cuando ya cumplió 50 años “bien vividos”, Marta dice que no se iría de ese apartamento nunca, pues la cercanía al Centro y a Cabecera, y a las zonas bancarias favorece a la hora de ir caminando.

“Su tranquilidad, ubicación, comodidad y amplitud hacen que sea el mejor vividero”, dijo la mujer quien en sus 40 años allí no ha tenido inconvenientes con algún vecino.

Niñez, juventud y adultez

En los corredores del Magisterio IV, las escaleras y el jardín que queda en la parte trasera reposan las tardes de escondite y otros juegos infantiles y las noches de charlas con los amigos vecinos.

“Las edades se buscan” dice un viejo adagio que en este recinto también se cumple, pues según Marta, eran numerosos los grupos de niños que junto a ella se convirtieron en adolescentes, estudiantes universitarios y padres de familia.

“…Estaban los Galvis que son siete, los Jáuregui que son seis, los Santos siete, los Suárez eran tres, los López eran tres… era muy bonito porque crecimos juntos y porque contrario a cosas que se viven hoy en día entre jóvenes, ninguno quiso conquistar a otra para ser novios, nadie tuvo relaciones amorosas entre el grupo y siempre hubo una linda amistad”.

De 1972 a hoy

Inicialmente el edificio fue construido como iniciativa de la Cooperativa del Magisterio y allí sólo vivían profesores y sus familias, pero algunos de ellos fueron vendiendo sus propiedades y ahora viven familias con otras ocupaciones laborales. En otros viven hijos de docentes quienes conservan la tradición.

Don Antonio Jáuregui y otras mujeres residentes, el día de la inauguración.

Don Antonio Jáuregui y otras mujeres residentes, el día de la inauguración. (Foto suministrada)

“Los primeros ascensores que tuvimos eran descubiertos, es decir, uno bajaba y veía puerta-pared, puerta-pared”, dijo sobre los elevadores que hace tres años se cambiaron.

La mayoría de apartamentos de esta edificación tienen cuatro habitaciones más la del servicio y son bastante amplios.

Hace 5 años cambiaron cañerías de aguas negras y aguas blancas y como dato curioso, fue necesario romper el piso con taladro pues una porra no fue capaz de hacerlo.

Sobre el constructor de este edificio, la memoria les jugó una mala pasada a sus vecinos, pues muchos solo atinan en decir que fue el “arquitecto Macías”… sin recordar su nombre con exactitud.

En esta zona de Mejoras Públicas, fue una de las primeras edificaciones altas pues la cooperativa en un principio construyó casas.

Entre los cambios que ha tenido están la recepción que con rifas fue modernizada. También se instalaron en la sala lámparas y muebles nuevos.

La señorita Betulia González, con 90 años, es la habitante más antigua de Magisterio IV.

La señorita Betulia González, con 90 años, es la habitante más antigua de Magisterio IV.

Aunque el edificio no cuenta con un parqueadero para cada apartamento, pues para la época no todo mundo tenía carro, la administración no ha tenido problemas al por esto.

En celebraciones

Para festejar, los residentes disfrutaron de un bazar en el que con ventas de platos típicos se recogieron fondos para la remodelación del salón comunal.

Este fue un espacio propicio para el compartir con todos los vecinos y con quienes algún día trastearon pero dejaron allí su corazón.

La celebración oficial es en diciembre, cuando tengan listo el salón social y se reúnan allí para compartir la Navidad y el Año Nuevo.

Así es...

El edificio tiene 14 pisos incluidos la portería y la azotea.

48 apartamentos

10 consultorios

4 locales comerciales

Hay un salón social en el primer piso

Un jardín interno con árboles grandes

Juegos para niños

La unidad residencial cuenta con un amplia zona verde y de esparcimiento para niños y grandes.

La unidad residencial cuenta con un amplia zona verde y de esparcimiento para niños y grandes.

Enrique Santos, Marina Barrera de Galvis y Antonio Jáuregui, de los primeros residentes, disfrutaron del bazar del 30 de septiembre pasado.

Enrique Santos, Marina Barrera de Galvis y Antonio Jáuregui, de los primeros residentes, disfrutaron del bazar del 30 de septiembre pasado. (Foto suministrada)

El bazar sirvió para que varias familias fundadoras se reencontraran.

El bazar sirvió para que varias familias fundadoras se reencontraran.

El bazar sirvió para que varias familias fundadoras se reencontraran.

El bazar sirvió para que varias familias fundadoras se reencontraran.

El bazar sirvió para que varias familias fundadoras se reencontraran.

El bazar sirvió para que varias familias fundadoras se reencontraran.

El bazar sirvió para que varias familias fundadoras se reencontraran.

El bazar sirvió para que varias familias fundadoras se reencontraran.