Menú de categorías

| Abr 26, 2013 | Columnistas

Buscándole una mejoría a la movilidad

Fuera de todas las medidas como Metrolínea, viaductos, sanciones y educación ciudadana, me quiero referir a algo que puede ayudar bastante a mejorar la movilidad: el establecimiento de la jornada laboral continua, como en las grandes ciudades.

¿Cómo mejoraría este problema de las horas de mayor tránsito?

En primer lugar es cierto que continuaría el problema de las 6 a las 9 en el viaducto en sentido sur-norte, pero sí habría una disminución notable del tránsito de ida a las 12 y de regreso a las 2 p. m..

Al terminar la hora laboral luego de 8 horas continuas, a las 3 o 3:30 p. m. muchos vehículos permanecen en la meseta en diferentes vueltas de supermercados o almacenes y el flujo hacia el sur sería progresivo y no de forma masiva como en ese horario de las 6 a las 7:30 p. m.

Resultado: de 4 trancones monumentales, como ahora, solo tendríamos el de la mañana.

¡Debemos dejar de seguir como si fuéramos un pueblo de la provincia dirigiéndonos a almorzar en casa y dormir siesta!. Un beneficio adicional sería el aumento en las ventas de almuerzos y no continuar con el cierre de establecimientos bancarios y oficiales por 2 horas a mediodía.

Creo que somos una ciudad grande. Lo que sí es cierto, es que debe obligarse al personal de empleados de los bancos y oficinas gubernamentales a permanecer durante el mediodía en sus puestos de trabajo, pues ese fue el lunar que existió cuando esta jornada continua fue implantada en dos oportunidades anteriores.