Menú de categorías

| Nov 9, 2012 | Punto de Vista

Para nadie es un secreto

Banar Monte De Oca

Banar Monte De Oca

Las claras evidencias sobre la corrupción política de Floridablanca están en el mayor grado, impregnadas por el clientelismo.

Es hora de tomar acciones que mitiguen o prevengan este fenómeno de una vez por todas.

Dejar la puerta abierta para los pícaros sería avalar que grandes cantidades de dinero del erario sean sustraídos por los corruptos.

Los honorables concejales tienen el poder de actuar en nombre del pueblo que los eligió y en procura de interpretar los intereses de las comunidades, no obstante algunos concejales (los adeptos a la corrupción) no pierden la oportunidad para sacar provecho en sus beneficios particulares a través del clientelismo para asegurarse y establecerse por varios periodos en sus escaños.

Esta maquinaria política corrupta se ha presentado en nuestro municipio en los últimos años.

Se conoce de alcaldes destituidos por peculados, actuaciones dolosas, de destituciones masivas de concejales por delitos ofensivos para la sociedad, situaciones todas vergonzosas que merecen profundos cambios estructurales en las clases políticas para así recuperar la noción de lo público y su importancia para la sociedad.

Ante la creciente racha de corrupción que se ha desatado sería bueno crear una organización no gubernamental (ONG) que se dedique a la creación de una clínica de rehabilitación para internar por largos periodos a todo funcionario o exfuncionarios adeptos a la corrupción política.

Los efectos de la corrupción tienen impactos negativos en los presupuestos municipales y sus repercusiones son profundas en la vida de todas las comunidades.