Menú de categorías

| Abr 30, 2010 | Histórico

Terrazas, vista desde los ojos de un vecino pionero

Terrazas es uno de los sectores más tradicionales de la zona. desde su fundación ya casi se cuenta medio siglo y muchos vecinos recuerdan que en esos inicios por su vía principal, la carrera 45, se podía jugar tranquilamente fútbol, pocos taxis llegaban a la zona porque a los del poder amarillo les parecía lejano y que incluso, muchos de sus vivientes fueron quienes popularizaron leyendas tan urbanas como la del pacto de don david Puyana con el diablo.
Uno de los sitios emblemáticos de esta zona se conoce como “la terracita”, sin duda un punto de referencia que bien conocen en el sector, los que alguna vez vivieron allí y así mismo los visitantes asiduos. don Hernando Jiménez afanador es el dueño de este negocio, que luego de más de 25 años de existencia hoy se despide del barrio. Él, uno de los vecinos más antiguos de la zona, acompañó a Gente de Cabecera en un recorrido histórico y reflexivo por este exclusivo sector.
De los primeros años
Muchos de los primeros habitantes de terrazas adquirieron su casa por el Plan P3, aportes que estaban a cargo de la constructora en este caso: urbanas, el instituto de Crédito territorial y el propietario. de esa época don Hernando recuerda que su casa la compró por cerca de $235 mil pesos, y que la tranquilidad de otros días, hoy en ocasiones se ve turbada por los amigos de lo ajeno. esta es una de las principales quejas de los vecinos que reclaman a la administración municipal mayor presencia de la Policía. don Hernando dice que muchos de los habitantes de hoy son pensionados, como él.

Por eso, la alta velocidad con la que transitan los vehículos por la vía principal se convierte en uno de los lunares del sector. Y así lo registran los hechos, pues en la vía, según testimonios de vecinos en lo corrido del año se han presentado alrededor de 7 accidentes viales. Por eso un reductor de velocidad en la carrera 45 entre las calles 54 y 57, se hace urgente y necesario, dicen.

Llegan los cambios el crecimiento de la zona empieza a notarse. don Hernando calcula que en diez años, terrazas vivirá un nuevo cambio, el mismo que tuvieron los terrenos cuando él llegó a vivir allí hace ya 32 años junto a su esposa Stella Gómez, con quien lleva 35 años de matrimonio.

Cada vez se construyen más edificios, dice, y las casas que aún se conservan se convertirán en grandes zonas de apartamentos.

Don Hernando es profesional en gestión empresarial, se graduó no hace muchos años, trabajó siempre en el sector financiero y avícola, aunque paralelamente siempre “la terracita” fue su otra pasión laboral. dice que al principio, durante quizá 8 años, funcionó como una heladería, muy famosa por sus paletas rellenas de arequipe. luego cambió a papelería, y en su clientela la marca “la terracita” cada vez tomó más fuerza.

Don Hernando dice que la paz de otros años no se ha perdido del todo, que terrazas sigue siendo relativamente tranquilo. Sin embargo, es vocero de esta comunidad, al manifestar que en este sector los vecinos reclaman a voces la revisión de la red eléctrica, puesto que cada vez que llueve el servicio se suspende. no obstante, aclara que algunas de las ventajas de terrazas se conservan como la respiración de su aire natural, por estar cercano al Parque de la Flora y la escarpa oriental.

José martínez Fletcher, Jaime rodríguez, leonor Santamaría, grandes políticos y otros personajes reconocidos, son tan sólo algunos de los nombres de quienes han sido vecinos de don Hernando, quien hoy luego de 32 años parte del barrio, dejando con nostalgia recuerdos no sólo de su familia, sino también de una comunidad que hoy vive el paso de nuevas generaciones. Para él queda siempre en sus recuerdos que allí todos cumplían el papel de ser buenos vecinos, aquellos en quienes se depositaba tanta confianza que incluso, al salir, las llaves de casa del uno se dejaban en la casa del otro.

Hoy al partir de terrazas, don Hernando, junto a su esposa luz Stella Gómez, también dejan un legado y un referente de emoción en los recuerdos de quienes también, como él, llevan en el corazón recuerdos de un querido barrio.