Menú de categorías

| Feb 3, 2012 | Gente de Aquí

Doña Gloria revive una tradición Guane

Gloria Stella Martínez de Reyes dice la señora Francisca de Bueno le revivió su talento para tejer aprendido desde muy pequeña.

Gloria Stella Martínez de Reyes dice la señora Francisca de Bueno le revivió su talento para tejer aprendido desde muy pequeña.

La elegancia, distinción e intelecto no le quitan a Gloria Stella Martínez de Reyes su interés por lo artesanal, lo rústico y la labranza.
Al contrario, haber pisado las aulas de una universidad es para esta santandereana una razón de peso para dar a conocer sus raíces y las tradiciones que le rodean, en este caso: las maravillas que se pueden hacer con el algodón sembrado en su tierra natal, Charalá.
Cumplió 62 años de vida, 40 de matrimonio con Jairo Enrique Reyes Vargas, 4 años frente a su tienda de medicina alternativa y más de 5 años haciendo mochilas con algodón netamente charaleño.
Y es precisamente ese oficio, el de tejer, el que alterna mientras aconseja a señoras y jóvenes que llegan buscando en la medicina alternativa una solución a sus achaques.
No ha hecho muchos, dice que “unos 50 bien vendidos”, como dice justificando el trabajo que hay detrás de un producto ciento por ciento natural, orgánico, sin una gota de químicos.
Aunque por estos días no ejerce el Derecho, carrera que adelantó en la Universidad Santo Tomás de Bucaramanga y mucho menos practica lo aprendido en la Licenciatura en Idiomas en la Universidad Nacional de Colombia, goza del placer de ver las bellezas que hacen sus manos y la aguja croché que la acompaña adonde vaya.
“… Sí, póngalo ahí bien claro porque no me da pena decirlo, soy una soñadora de primera y sueño con que esta tradición no se acabe nunca. Es difícil porque a los jóvenes no les gusta este cuento de tejer y menos en negocios como estos que no dejan dinero sino satisfacciones. Me la paso regalando pepas de algodón para que la gente siembre en su casa, sueño con que estas mochilas sean tan famosas como los bolsos que hacen los Arhuacos y como no… sueño enseñándole este hermoso oficio al que quiera conservar esta tradición”, dijo al tiempo que sacaba una mochila recién terminada para mostrarla y empezar a explicar el proceso.

Sin una gota de químicos

En su casa, frente al parque San Pío, doña Gloria Stella teje bolsos en algodón orgánico.

En su casa, frente al parque San Pío, doña Gloria Stella teje bolsos en algodón orgánico.

Como buena abogada, doña Gloria explica con detalle y propiedad el desarrollo del cultivo de algodón.
“Esto solo se hace con algodón netamente orgánico, de la semilla lengupá sembrada en clima caliente y muy diferente a la semilla usada para productos industriales, es más se puede sembrar hasta en el patio de la casa. Esta demora unos 6 o 9 meses en dar cosecha”, narró sobre el pequeño cultivo que tiene en Charalá, su tierra natal, que no sobrepasa las 20 plantas.
Recogidos los copos, doña Gloria continúa su trabajo en Bucaramanga. Inspirada por la frescura y naturaleza que ofrece el parque San Pío, donde reside junto a sus hijas y esposo, sigue con el ‘despepado’, descarmelo (o desmotar), extiende los retazos de algodón, viene el azote (pisarlos con un pedazo de palo), el enrolle, las tiras con una polea que va hilando y … a tejer se dijo.
“Esta tradición también permite matizar los tejidos, pero no con tinturas químicas sino productos naturales. Lo hacemos entonces con pepas de aguacate, chicla, cebolla cabezona, achiote y encino, entre otros que producen cada uno colores únicos”.
Y luego de unos 15 días de pacientes procesos está lista una mochila, que según doña Gloria, “son únicas en el país, pues son totalmente naturales, aquí no hay nada de artificiales ni sintéticos, por eso es que hay que valorar este legado”, dijo mostrando el producto de sus esfuerzos.

Cerca de 15 días tarda doña Gloria en hacer una mochila de estas.

Cerca de 15 días tarda doña Gloria en hacer una mochila de estas.

Asociada a Corpolienzo
Desde hace varios años esta abogada está asociada a la Corporación de Recuperación Comunera del Lienzo, Corpolienzo, que tiene su sede principal en Charalá y creada hace 25 años.
La empresa dedicada a la conservación de la tradición textil de los indios Guanes reúne a cultivadores, hilanderas y tejedoras.
En su sede principal está el Museo del algodón y Taller del Lienzo de la Tierra, que muestra las fibras que utilizaban los guanes y describe el hilado y tinturado de los productos. Fue creado el 4 de agosto de 2010 para mostrar la historia del algodón santandereano.
Entre los artículos que elabora esta asociación hay bufandas, camisas, chales, ponchos, ruanas, individuales para el comedor, cubrecamas, manteles, cojines, telas, bolsos, cotizas y hamacas.

 “Lo extraño e irónico es que son los extranjeros los que más aprecian productos como estas mochilas. Ellos dicen que es formidable tener en sus manos un producto natural y no cargado de materiales sintéticos, como a los que ellos están acostumbrados a usar”

Las mochilas de doña Gloria han sido expuestas y aplaudidas en eventos como la Feria de Artesanías en Corferias. Además están invitadas a participar en la Feria de Regalos de New York, que se realizará en agosto en el Jacob K. Javits Convention Center.


30%

de las productoras de la organización son mujeres cabeza de familia.